El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó hoy que alcanzó un acuerdo con su par de Estados Unidos, Donald Trump, para recortar en conjunto su producción de petróleo en unos 350.000 barriles diarios y contribuir al avance del acuerdo preestablecido ayer en la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) para intentar contener el desplome del precio del crudo.

México se sumó al acuerdo para reducir la producción mundial de petróleo en 10 millones de barriles diarios, después de pactar que su vecino del norte asuma una parte significativa de la cuota de ajuste originalmente que le reclamaba la OPEP al país azteca.

En una conferencia de prensa, López Obrador anunció que en una conversación telefónica con Trump pactaron que EE.UU. asuma un recorte de su producción de 250.000 barriles al día, permitiendo así que México pueda ajustar su oferta de crudo únicamente en 100.000 barriles.
"Se comunicó con nosotros el presidente Trump y se llegó a un acuerdo de hacer una disminución de 100.000 barriles. Estados Unidos se compromete a reducir adicionalmente a lo que iba a aportar otros 250.000 barriles por México para compensar", dijo López Obrador.

"Nos pedían una reducción del orden del 23% de la producción, como la de Arabia Saudita o Rusia, un recorte de 400.000 barriles", precisó el presidente mexicano, pero explicó que su país no estaba en condiciones de aceptar un recorte de tal magnitud tras los años de caída de la producción allí registrados.

De este modo, de los 1,786 millón de barriles diarios producidos durante marzo en promedio, "a partir del mes de mayo" México bajará a 1,686 millón.

" México está aportando, en general es el 5,5%, no podíamos el 23%", sostuvo López Obrador.
La OPEP y sus aliados, el grupo conocido como OPEP+, había alcanzado un acuerdo para recortar la producción de petróleo en 10 millones de barriles al día, a la espera de que México diera su consentimiento. La mitad de ese total será aportada en partes iguales por Arabia Saudita y Rusia y el resto de distribuirá entre los demás países petroleros.

Las potencias exportadoras de crudo decidieron bajar su producción total de petróleo en ese volumen "a partir del 1° de mayo, durante un período inicial de dos meses", indicó el organismo en un comunicado difundido tras la reunión.

Se resolvió, asimismo, una reducción de 8 millones de barriles al día desde julio a diciembre próximos, a lo que seguirá un ajuste de 6 millones del 1° de enero de 2021 hasta el 30 de abril de 2022, consignó la agencia Europa Press.

"La base para el cálculo de los ajustes es la producción de petróleo de octubre de 2018, a excepción de Arabia Saudí y Rusia, ambos con el mismo nivel de referencia de 11 millones de barriles al día", agregó la OPEP+ y especificó que la extensión del acuerdo, válido hasta el 30 de abril de 2022, será revisada en diciembre de 2021.

El principal escollo en las negociaciones fue la posición de México, que no se mostraba dispuesto a asumir un recorte en el bombeo de 400.000 barriles por jornada. El anuncio de López Obrador podría ayudar a viabilizar el acuerdo.

Para discutir esta misma agenda de estabilización de la crisis sectorial, hoy también se celebró vía videoconferencia la reunión de ministros de Energía del G20, de la que participó el ministro de Desarrollo Productivo argentino, Matías Kulfas. El funcionario había sido parte ayer del encuentro de la OPEP+.

La preocupación global pasa por contener el derrumbe de la cotización del petróleo generado por la caída de la actividad económica mundial producto de la pandemia de coronavirus. Un desplome que se aceleró durante marzo luego de que se desatara una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia. Así, el barril de crudo Brent llegó a perder el mes pasado más de la mitad del valor que tenía en febrero e incluso tocó su menor nivel en más de 16 años.