El Ministerio de Salud en forma conjunta con la cartera de Trabajo, puso en marcha la resolución 5/2020 en el cual se establece que "los empleadores no podrán exigir certificaciones médicas o estudios relativos al Covid-19, a los trabajadores que ingresen o se reintegren a sus tareas", tras haber sido detectado por la enfermedad. 

La medida responde a la necesidad que surgió a partir del contexto pandémico y "ante diversas situaciones planteadas por los actores sociales", en torno a la exigencia de presentar certificaciones médicas o de exhibir resultados de estudios acerca de la presencia del virus.

"Cabe dar una respuesta conjunta, que aclare debidamente la cuestión, en una interpretación auténtica de la normativa reseñada, proveniente de los órganos que participaron en su creación", detalla el texto oficial. 

En este sentido, la reglamentación avalada por el ministro de Salud, Gines González García, y su par de Trabajo, Claudio Moroni, advierte que "no se desprende del ordenamiento de referencia la posibilidad de requerir certificaciones como las descriptas, conducta que, por otra parte, podría colisionar con normas de superior jerarquía, que vedan la discriminación en sus diversas formas y preservan la reserva y confidencialidad de los pacientes".

Además, la disposición se articula con la ley N° 26.529 que contempla como parte de los derechos esenciales en la relación entre el paciente y el o los profesionales de la salud, el o los agentes del seguro de salud, y cualquier efector de que se trate, el de "confidencialidad", considerando que "el paciente tiene derecho a que se guarde la debida reserva, salvo expresa disposición en contrario emanada de autoridad judicial competente o autorización de su parte".