Este jueves el Indec va a completar el panorama inflacionario de mayo, con la publicación del Índice de precios mayoristas (IPIM). Se espera que muestre una variación que dé cuenta de una relativa estabilidad en línea con la calma inflacionaria que se viene registrando: en abril, en un hecho extraordinario, marcó deflación de 1,3% de la mano de la caída del precio del petróleo. Para junio ya aparece cierta incertidumbre, de la mano de la decisión oficial de endurecer el cepo a los importadores que tienen dólares fugados.

Por ahora, la calma en los mayoristas le quitó presión a las subas de precios de los minoristas. Eso ocurre porque los mayoristas son principalmente insumos productivos de las empresas, con un alto componente de bienes transables, que reaccionan con mucha velocidad a las variaciones del tipo de cambio. La semana pasada el Indec publicó una variación del IPC (la minorista) de “apenas” 1,5% en mayo. El grueso de las consultoras prevé una suba superior al 2% en junio para los minoristas.

Si bien el Gobierno moderó parcialmente la decisión de endurecer el cepo a las empresas fugadoras, todavía algunas precisarán el permiso oficial para acceder al MULC para importar insumos, lo que podría lanzarlas a los mercados paralelos, a un precio más alto. La consultora Ecolatina sostuvo: “Si los agentes perciben que la nueva normativa es permanente, probablemente trasladen a precios la suba en el costo de importación (reposición de bienes/insumos), acelerando la inflación en las próximas semanas. Dado que no hay una percepción generalizada en el sector privado de una u otra alternativa, lo más probable es que se combinen ambos efectos. De esta forma, tendríamos una caída aún mayor de las importaciones y una aceleración de la inflación, que volvería a superar el 2% mensual en junio tras dos meses consecutivos avanzando 1,5%”.

Además, la consultora dirigida por Lorenzo Sigaut Gravina sostuvo que “se abren dos caminos para el frente cambiario”. El primero implicaría que el BCRA no afloje el acceso al mercado cambiario (la renegociación de la deuda es clave al respecto). En ese caso, el dólar oficial permanecería relativamente calmo, subiría hasta $85 a fin de mes, con una devaluación de 40% en 2020. Ahí el impacto inflacionario aparecería por la necesidad de algunas empresas de acceder al dólar paralelo para importar. El otro camino implica que afloje las medidas, lo que podría llevar al dólar oficial hasta los $95, con su conocido efecto inflacionario, que primero golpeará a los mayoristas.

El jueves el Indec dará a conocer la variación del índice de precios mayoristas y también la del índice el costo de la construcción correspondientes a mayo, mes en que comenzaron a relajarse en varias provincias las restricciones para combatir la pandemia de Covid-19.


El Índice de Precios Mayoristas cerró abril con un retroceso del 1,3%, producto básicamente de una caída de 27,8% en el valor del petróleo crudo y de 3,2 % en sus refinados. En tanto, el Costo de la Construcción, actividad que estuvo paralizada por las medidas de aislamiento para mitigar el impacto del Covid-19, aumentó 0,8% durante abril.

Con la baja de abril los precios mayoristas acumularon una suba de sólo 2,3% en el primer cuatrimestre y de 43,2% en los últimos doce meses, mientras que el Costo de la Construcción avanzó 11,4% y 48,4%, respectivamente.

La difusión de estos registros completará la difusión de índices de precios que comenzó la semana pasada con el Minorista, que aumentó en mayo el 1,5%, aunque con una suba de 0,7% en el rubro Alimentos y Bebidas, que por primera en el año se incrementó por debajo del nivel general.

El director del Indec, Marco Lavagna, consideró que la inflación de mayo "es una relativa buena noticia porque sigue marcando un quiebre en la tendencia"
"Es cierto que hay muchos precios congelados o que tienen precios máximos, pero es importante que se rompa la tendencia", definió.

"Teníamos una inflación que venía creciendo todos los meses, hace mucho tiempo y muy fuerte", dijo el titular del Indec en diálogo con radio FutuRock, y señaló que los resultados de mayo "por lo menos es un quiebre, corta esa inercia" .

Lavagna consideró asimismo que cuando se retome "un poco la normalidad" se verá "cómo se va saliendo de la situación de precios congelados y que no impacten fuerte".