La inflación mayorista, que expresa en buena forma lo ocurrido con los costos empresarios, siguió en niveles altos durante marzo. Aunque mostró una importante desaceleración e incluso logró achicar la brecha respecto a los precios al consumidor, lo que tiene un potencial impacto en aminorar las presiones inflacionarias hacia delante. La suba de los mayoristas fue de 3,9% durante marzo, de la mano de buenas desaceleraciones en los productos primarios y también en los importados.

Está claro que la noticia sigue mostrando niveles de subas de precios demasiado altos. El Índice de precios internos al por mayor (IPIM), publicado por el Indec a través del informe del Sistema de Índices de Precios Mayoristas (SIPM) de marzo, dio cuenta de lo ocurrido con una canasta de dominada mayormente por insumos transables, entre el 15 de febrero y el 15 de marzo.

La suba generalizada de 3,9% durante marzo estuvo traccionada principalmente por los bienes importados, por los productos químicos y por las subas de los combustibles. Fueron, por lejos, los que más incidieron en el índice. Aun así, la desaceleración respecto al 6,1% de febrero y el 5,6% de enero fue notable.

El dólar oficial como ancla tuvo algún efecto

Los importados siguen mostrando cierta independencia de lo que ocurre con el dólar oficial. Mientras que el BCRA va consolidando una desaceleración marcada del crawling peg, con una suba de 2,9% en febrero, de 2,4% en marzo y ahora apuntándole a otra de 1,6% en abril, las importaciones siguen con alzas importantes. Y es que las restricciones para acceder al oficial llevan a las compras externas a ajustar en base a otras cotizaciones, haciéndose eco de las expectativas de devaluación.

Aun así, si bien siguen actuando con cierta independencia del oficial, algún impacto positivo hubo durante marzo, por parte de ese ancla cambiario. Y es que, al igual que el resto de los ítems de la canasta del IPIM, los importados mostraron una buena desaceleración respecto a la suba que habían registrado en febrero. De hecho, esta vez el incremento fue de 5% en marzo, es decir 2,4 puntos menos que en el mes anterior.

Lo mismo ocurrió con los productos primarios, que eran los que venían traccionando a los costos empresarios. En marzo desaceleraron con fuerza. Por un lado, los productos del agro subieron apenas 0,3%, luego de un incremento de 6,8% en febrero. Junto con el petróleo, fueron por lejos los que más habían traccionado durante aquel mes. En marzo, el rubro petróleo subió apenas 2,5% entre los costos empresarios, luego de 10,2% de febrero.

Desde la consultora ACM explicaron: “El precio internacional de los commodities se desaceleró en marzo, llevando una variación de tan sólo el 0,3% de los productos agropecuarios. Por otro lado, al estabilizarse la cotización del Brent por encima de los U$S 60, está estipulado la migración a retenciones fijas del 8%, lo cual estaría aliviando parcialmente el traslado del alza del precio internacional al mercado local, siendo que la tasa de variación de Petróleo crudo y gas fue del 2,5%”.

Señales de que la dinámica inflacionaria podría dejar de acelerarse

Además, se refirieron a lo que cabe esperar para los precios al consumidor hacia delante: “En marzo la inflación mayorista logró evidenciar una performance por debajo de la inflación minorista, a pesar de sufrir un impacto mayor de la suba de insumos clave tales como el combustible. En consecuencia, luego del ajuste de tarifas residenciales, cabría esperar una cierta desaceleración de la inflación minorista”.

Los precios mayoristas, al estar formados principalmente por insumos transables, dan cuenta de lo que viene ocurriendo con los costos empresarios. La mayor o menos capacidad de trasladar esos costos a precios al consumidor va mostrando lo ocurrido con los márgenes del sector productivo. En lo que va del año, las subas de los mayoristas van por encima de los incrementos del IPC. Es decir, hay un retraso, aun. Sin embargo, esa brecha se acortó en marzo, ya que el la inflación minorista fue de 4,8%, bien por encima del IPIM. Así, mientras que en el primer trimestre el IPC subió 13%, los mayoristas treparon 16,3%. La diferencia era mayor en febrero, cuando las alzas fueron de 7,8% y 12%, respectivamente.

Desde LCG señalaron: “En los meses que siguen, el atraso cambiario que el Gobierno viene utilizando como ancla nominal podría permitir cierta desaceleración de la inflación mayorista a través del componente importado, que ya empezó a observarse durante el mes de marzo. La dinámica de los precios agropecuarios también seguirá siendo influyente en la evolución de los precios mayoristas, al igual que los nuevos incrementos de combustibles anunciados para el mes de abril, con efectos de segunda ronda sobre el resto de los productos. Esperamos una desaceleración hacia la segunda mitad del año, aunque aún con registros con un piso del 3% mensual”.

En marzo, por primera vez, los precios mayoristas fueron por debajo de los minoristas. Luego de marcar subas de 5,6% en enero y de 6,1% en febrero, muy por encima de los 4% y 3,6% del IPC, esta vez quedó 9 puntos abajo del 4,8% de los minoristas, confirmando la hipótesis que marca que los mayoristas adelantan parcialmente la dinámica del IPC frente a shocks como el alza del precio de los commodities, la política monetaria y los combustibles.  

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Agenda semanal: datos, déficit fiscal y megalicitación

Agenda semanal: datos, déficit fiscal y megalicitación

Sin IFE, en abril continuó la disciplina fiscal

En abril, y con las conversaciones con el Fondo como telón, continuó la austeridad fiscal

La inflación no baja del 4% y la mirada está en la regulación

La inflación no baja del 4% y la mirada está en la regulación

Por la baja del salario, la inversión sube a alta velocidad

Por la baja del salario, la inversión sube a alta velocidad

La cantidad de personas sin gas ni cloacas batió el récord

El 53,6% de las personas no accedió a algún servicio o red pública durante el segundo semestre del 2020, en plena pandemia

Dólar: el boom sojero le da calma a la macro

Dólar: el boom sojero le da calma a la macro

El salario recuperó 0,1% en el primer trimestre pero cayó 23% en tres años y medio

Salario y jubilación anotan recuperaciones parciales

El crédito a empresas cayó 7% y es el octavo mes al hilo

El crédito a empresas cayó 7% y es el octavo mes al hilo

En pleno ajuste de los salarios, el consumo sigue estancado

Los salarios anotarán una cuarta caída consecutiva en 2021

Tras la mejora de la industria en marzo, la segunda ola provocó una caída en torno 2,5% en abril

Tras el buen marzo, la industria cae en torno a 2,5% en abril