Los precios mayoristas, que completan la información sobre la dinámica inflacionaria de diciembre, aceleraron levemente y se mantuvieron en niveles altos durante el cierre del año. La inflación de esa canasta formada principalmente por insumos transables, es decir mayormente influenciados por la dinámica del dólar, y que al impactar en los costos empresarios tiene potencial de traspaso a precios minoristas, fue de 4,4% durante el mes.

Los datos fueron publicados por el Indec a través del informe del Sistema de Índices de Precios Mayoristas, que contiene al Índice de precios internos al por mayor (IPIM).

Lo que más traccionó en el último mes del año fue la división Productos agropecuarios, con una suba de 7,2%, que le agregó 0,9 punto al índice (es decir, sin esa división la inflación mayorista habría sido de 3,5%). También golpearon mucho los productos refinados del petróleo, por la suba de naftas, con un incremento de 5% que le agregó 0,4 punto al índice. No se quedó atrás Petróleo crudo y gas, influenciado por el precio internacional, con un alza de 8,6%, que le agregó 0,7 punto al índice.

El año terminó con un incremento de 35,4%, apenas por debajo del 36,1% que marcó la inflación minorista.