El Gobierno espera desacelerar aun más la inflación a lo largo del 2021. Pero en lo que va del año, las noticias vienen siendo malas en materia de precios. Mientras que los minoristas crecieron nuevamente 4% durante enero, los mayoristas pegaron un salto extraordinario de 5,6%. Esa diferencia, que se viene dando desde hace cuatro meses, marca cierto potencial de traslado a precios futuros, ya que los mayoristas reflejan la dinámica de los costos que afrontan las empresas. Los precios de los commodities, los aumentos de naftas a nivel local y el dólar, marcan el ritmo.

A lo largo del 2020, el congelamiento de tarifas, los controles de algunos precios esenciales, el cepo y el fuerte bajón que sufrió la actividad, conspiraron para lograr una desaceleración inflacionaria extraordinaria. Los minoristas, publicados por el Indec a través del IPC, pasaron de un 53,8% en 2019 a 36,1% en 2020. Los mayoristas, de 58,1% a 35,4%. El Gobierno buscará llevar al IPC al 29% durante este año. Meta difícil que implica, con una inflación minorista supuesta por el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de 3,6% en un febrero que ya está casi jugado, que entre marzo y diciembre el promedio mensual sea de un 1,8% inédito para los últimos años (excepto el segundo semeste del 2017).

La dinámica que viene mostrando la nominalidad en los últimos meses hace que ese número luzca aun más complicado. Y lo mostrado por el Indec a través del informe del Sistema de Índices de Precios Mayoristas (SIPM) es una buena demostración: el 5,6% de enero implicó una aceleración respecto al 4,4% de diciembre.

Aunque la pax cambiaria hacía esperar que desaceleraran levemente, el piso alto del alza mensual del dólar, los precios de los commodities, tanto los del agro como el petróleo, continuaron siendo clave y lideraron las subas. Además, los incrementos en naftas a nivel local también agregaron lo suyo.

El Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM), incluido en el informe del Indec, da cuenta de la dinámica de costos de las empresas, ya que la canasta que lo conforma está principalmente compuesta por insumos transables. La extraordinaria suba de 5,6% implicó una fuerte aceleración, tras el 4,4% de diciembre. De hecho, es el mayor incremento desde el histórico 11,2% de agosto del 2019, provocado en aquel entonces por la corrida cambiaria electoral.

Dólar, soja, petróleo: los precios que traccionan

Tal lo dicho, los que traccionaron fueron en primer lugar los precios de los commodities. Petróleo crudo y gas creció 13% (le agregó 1,1 puntos al índice, tal como mostró la incidencia de cada rubro), de la mano con una suba del Brent de casi 8%, tal como destacó la consultora ACM. Productos agropecuarios 5,7%, con una ponderación importante en el total de la canasta (le sumó 0,7 punto al índice), reflejó el alza en soja, maíz y trigo. El tercero que más traccionó fue Productos refinados del petróleo, con un alza de 8,3% (agegó 0,7 punto). Finalmente los alimentos y bebidas manufacturados también agregaron lo suyo, con un incremento de 3,2%. Y los importados no se quedaron atrás, con un alza de 4,4%.

La variación interanual de los costos empresarios reflejados en el IPIM fue de 40,8%, lo que quedó por encima del los precios al consumidor: la suba del IPC fue de 38,5% anual en enero. En los últimos meses los mayoristas tendieron a crecer con más fuerza, lo que implica un cierto potencial de atraso en el traslado a precios del incremento en los costos.

Para lo que viene, desde ACM destacaron que si el precio del Brent se estabiliza por encima de los 60 dólares, entonces las retenciones pasarán a ser de 8%, lo que podría aliviar por ese lado la dinámica de los precios internos.

Combustible inflacionario en el futuro próximo

Y concluyeron: “Los precios mayoristas arrojaron una variación por encima del desenvolvimiento del tipo de cambio oficial empujada por factores como el alza de los combustibles, subas de precios internacionales e incertidumbre acerca de los precios de reposición. En los próximos meses podría observarse una dinámica de precios mayoristas por encima del 4% ante la continuidad del aumento de los precios internacionales de materias primas, la reactivación de la actividad productiva, compensado por la posible suba de retenciones al petróleo y una menor tasa de devaluación ”.

Desde LCG coincidieron en parte: “Esperamos que la apreciación cambiaria, muy posiblemente utilizada durante 2021 como ancla nominal, morigere el incremento en los precios mayoristas a través del componente importado. Sin embargo, la dinámica al alza en los precios de los productos agropecuarios y del petróleo, sumado a los incrementos en combustibles ya evidenciados durante febrero y que se espera que continúen seguirán impulsando, al menos en los primeros meses, al índice mayorista. Proyectamos registros mensuales aun superiores al 3,5% en los próximos dos meses”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

UVA y CER, los plazos fijos indexados fueron los preferidos en febrero para no perder contra la inflación

UVA y CER, los plazos elegidos para no perder contra la inflación

Los dólares exportadores alcanzaron para dar estabilidad en enero

Dólar: el campo mejoró 20% la liquidación respecto a diciembre

En el 2020, los bancos trabajaron más pero ganaron mucho menos

La tasa de los plazos fijos y de las Leliq y Pases provocó que los bancos privados perdieran dinero en diciembre

El BCRA observó caída del PBI en enero

El Banco Central aseguró que la posible interrupción del crecimiento en enero no parece anticipar una fase recesiva

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Ancla cambiaria: el Banco Central ralentiza la devaluación y perforará el piso en febrero

El atraso cambiario del oficial podría tener consecuencias en los dólares paralelos

Hacienda publicará superávit primario durante enero

El menor déficit público mejoró las cuentas y le permitió al BCRA aflojar con la maquinita y la emisión