La inflación mayorista volvió a estar por encima de los precios al consumidor: fue de 3,7% en septiembre. Además, los costos de la construcción treparon 2,9% y, aunque estuvieron cerca del IPC del mes pasado gracias a que los salarios estuvieron casi quietos, los materiales anotaron un incremento extraordinario de 5,6%. 

Ambos números fueron publicados por el Indec a través de los informes Sistema de índices de precios mayoristas (SIPM)Índice del costo de la construcción en el Gran Buenos Aires. Los precios mayoristas, publicados a través del Índice de precios internos al por mayor (IPIM), reflejan la dinámica de los costos que afrontar las empresas para producir.

Su canasta está conformada principalmente por insumos transables y por ende refleja de primera mano la dinámica del dólar. Si bien en recesión su traspaso al consumidor puede ser relativamente moderado, no deja de implicar una presión inflacionaria extra, por la potencial necesidad de las empresas de aumentar sus precios de venta para enfrentar los mayores costos.

En septiembre, los productos nacionales explicaron el grueso de la inflación mayorista. Lideró el agro con un incremento de 5,7% en sus productos, lo que puede venir influenciado tanto por la dinámica del dólar como la de las naftas. Además, el segundo rubro que más pegó fue el de los productos refinados del petróleo, con incrementos de 5,1%.

Con esta suba, en lo que va del año, los precios mayoristas acumulan una suba del 18,9% y el costo de la construcción del 18,8%. En el último año la variación fue de 34,6%, es decir 2 puntos por debajo del IPC. La diferencia es alentadora: en el último año los costos no fueron por encima de los precios.

De esta manera, el Indec finalizó la difusión de los índices de precios que inició la semana pasada con los minoristas, que en septiembre marcaron un incremento de 2,8% y que en lo que va del año acumularon un alza del 22,3%.