El ministro de Economía, Martín Guzmán, destacó este martes el entendimiento alcanzado con el Club de París para reestructurar los compromisos que la Argentina tiene con el foro de países acreedores y aseguró que "resolver las deudas insostenibles es un pilar fundamental en el proceso de tranquilizar la economía".

En ese sentido, aseguró que el Gobierno avanza en negociaciones internacionales para "crear condiciones de previsibilidad propicias para que la Argentina pueda sostener la recuperación económica y apuntar a los objetivos de creación de empleo, reducción de la inflación, reducción de la pobreza y crecimiento de la actividad".

"Mayor carga de deuda en dólares significa menores posibilidades de crecimiento de la producción, mayores presiones sobre la inflación. De modo que poder resolver los compromisos de deudas en dólares insostenibles ayudará al país a poder resolver todos sus problemas económicos y sociales", dijo Guzmán en una conferencia de prensa en el Microcine del Palacio de Hacienda.

Al respecto, señaló que los problemas de deuda "se profundizaron y en particular, se crearon en el gobierno de Juntos por el Cambio", ya que a partir de 2016 el país tomó una serie de compromisos en moneda extranjera "que lamentablemente no se condijo con una capacidad de generación de productiva, de bienes y servicios que el país puede exportar al mundo, de forma de poder hacerle frente en tiempo y forma".

"Durante el año pasado llevamos a cabo negociaciones con acreedores privados que culminaron en una reestructuración de la deuda de carácter histórico para la Argentina y este año estamos llevando adelante las negociaciones con el FMI y con el Club de París, de modo de poder despejar el horizonte de vencimientos de deuda", expresó.

Y aseguró: "Resolver la cuestión de las deudas insostenibles es un pilar fundamental en el proceso de tranquilizar la economía".

El acuerdo de Argentina con el Club de París

Esta tarde Guzmán anunció un entendimiento con el Club de París para redefinir el pago de unos 2.400 millones de dólares en capital e intereses de la deuda con ese conjunto de países hasta marzo de 2022 y que, hasta entonces, se pagarán unos 430 millones de dólares en dos pagos mientras avanza un programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para pagar los 45.000 millones de dólares que se tomaron entre 2018 y 2019.

El primer pago de la Argentina sería "el 31 de julio y un segundo será el año próximo" en el marco de "un esquema de pagos proporcionales", precisó Guzmán, y agregó que los 430 millones de dólares serán pagados "a cuenta de capital" de la deuda.