El desplome de los principales mercados bursátiles de China continental, que habían permanecido cerrados desde el pasado 23 de enero por las celebraciones del Año Nuevo Lunar, recortó en más de 400.000 millones de dólares la capitalización bursátil de los mercados del gigante asiático, a pesar de la intervención del Banco Popular de China (BPC), que realizó una megainyección de liquidez de 1,2 billones de yuanes (154.477 millones de euros) y rebajado los tipos de interés a corto plazo, para contener el impacto de la epidemia del coronavirus.

"En orden de mantener una liquidez razonable y abundante en el sistema bancario y una operativa estable del mercado de divisas durante el periodo de control de la epidemia, el 3 de febrero el BPC llevará a cabo una operación de mercado para inyectar 1,2 billones de yuanes con el fin de garantizar un adecuado suministro de liquidez", anunció el banco central chino.

De este modo, el instituto emisor chino ha rebajado al 2,40% desde el 2,50% el tipo de interés aplicado en la subasta de liquidez con vencimiento a siete días, mientras que en las operaciones a dos semanas ha recortado el coste de financiación en otros diez puntos básicos, hasta el 2,55%.

En la primera de las dos subastas inversas, el BPC ha adjudicado 900.000 millones de yuanes (115.782 millones de euros) a siete días al 2,40%, mientras que en una segunda operación adjudicó 300.000 millones de yuanes (38.695 millones de euros) al 2,55%, con un vencimiento de 14 días.

Para Julian Evans-Pritchard, economista senior para China de Capital Economics, los recortes en las tasas de las facilidades de préstamo deberían contribuir a una tasa de interés preferencial más baja. "Si bien la medida debería aliviar la presión de los bancos y los prestatarios, el recorte de tasas es demasiado marginal", advirtió el experto.