A ocho días de dejar el poder, el gobierno de Mauricio Macri volvió a financiarse con fondos de la Anses al tomar 5 mil millones de pesos y más de 384 millones de dólares del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) para financiamiento de corto plazo. El vencimiento de las Letes emitidas será en 2020, por lo cual le tocará afrontarlo al presidente electo, Alberto Fernández, y se suma a otros pagos por deuda pública que heredará de la actual gestión.

Según justificó, el FGS tiene "excedentes transitorios de liquidez" que le permitió emitir las Letras del Tesoro. La medida fue formalizada mediante la resolución conjunta n° 76 de las Secretarías de Hacienda y de Finanzas, publicada este lunes en el Boletín Oficial.

"Las autoridades del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) han informado la disponibilidad de excedentes transitorios de liquidez por lo que procederán a suscribir Letras del Tesoro precancelables en pesos y en dólares estadounidenses, ambas a ciento ochenta días de plazo", se explicó en el documento.

Las Letras en pesos tienen vencimiento el 27 de mayo de 2020, por un monto de hasta 5 mil millones y amortización íntegra al vencimiento. Además, devengarán intereses a la tasa Badlar para bancos públicos más 500 puntos básicos.

La emisión de Letras en dólares es por hasta 384.498.215 millones, con la misma fecha de vencimiento que las anteriores. La amortización será íntegra al vencimiento y la tasa de interés, cupón cero a descuento; la forma de colocación es por suscripción directa en uno o varios tramos. Ambas Letras serán intransferibles y no tendrán cotización en los mercados de valores locales e internacionales.

El 5 de noviembre, hace menos de un mes, el Gobierno emitió de Letes por 4 mil millones de pesos y más de 120 millones de dólares, que serán suscriptas de manera directa por el FGS y vencerán en abril. Dos semanas antes, ya había tomado grandes sumas de Anses y del Banco Nación para pagar deuda pública.

En septiembre pasado y por decreto, la Casa Rosada dispuso que hasta el 30 de abril de 2020, las jurisdicciones y entidades del Estado Nacional, así como la totalidad de las empresas, entes y fondos fiduciarios, más los fondos y/o patrimonios de afectación específica administrados por cualquiera de los organismos, sólo podrán invertir sus excedentes transitorios de liquidez.

Esa inversión debe realizarse mediante la suscripción de Letras precancelables emitidas a un plazo que no exceda los 180 días por el Tesoro Nacional, como sucede con las que suscribió la Anses.