La titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP), Mercedes Marcó del Pont, tendrá la misión de engrosar la lista de 13 miembros que en la actualidad integran la Declaración de Punta del Este, un acuerdo que busca que los países latinoamericanos se comprometan en la lucha contra los flujos financieros ilícitos a través del fortalecimiento de la cooperación regional en materia tributaria.

La elección de la administradora argentina se convirtió, además, en un fuerte respaldo a la activación de múltiples herramientas que la AFIP puso en marcha para cruzar datos y transparentar información tributaria con el fin de evitar evasión, elusión y lavado de dinero. Algunas de las medidas habían sido objetadas por entidades profesionales, y por eso la designación trae aparejado un reconocimiento a la labor del Estado en esta materia.

“Nos encontramos ante la oportunidad histórica de profundizar la lucha regional contra los flujos financieros ilícitos que tanto afectan a las posibilidades de desarrollo de nuestros países”, expresó Marcó del Pont tras ser confirmada en la presidencia del foro regional.

La titularidad de la Argentina frente a la Declaración de Punta del Este se da en un contexto en el que el país decidió retomar a través de la AFIP el liderazgo regional que ejerció por décadas en materia de administración tributaria. El foro creado en 2018 cuenta hoy con 13 firmantes y uno de los objetivos será lograr que más países de América Latina se incorporen para ampliar la plataforma regional contra los flujos financieros ilícitos.

“Las consecuencias económicas del COVID-19 exigen fortalecer la política fiscal y la administración tributaria para movilizar mejor los recursos nacionales en beneficio de nuestros ciudadanos”, sostuvo la Marcó del Pont tras mantener un encuentro virtual con Zayda Manatta, secretaria del Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información con Fines Fiscales de la OCDE.

Al asumir la Presidencia de la Declaración de Punta del Este, Argentina ratificó su "compromiso regional e internacional por liderar la lucha contra el fraude fiscal y los flujos financieros ilícitos".

Según señalaron desde la AFIP, el objetivo es buscar también "impulsar normativa respecto a la obligatoriedad de identificar a los beneficiarios finales para evitar la erosión de las bases imponibles; promover el desarrollo de instrumentos multilaterales que permitan el uso del intercambio de información para luchar contra los flujos financieros ilícitos; asegurar el uso efectivo de la información obtenida mediante el intercambio automático de información financiera y no financiera; y aprovechar la experiencia de Argentina y otros países en base a la cooperación horizontal de pares".