El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que "ningún acreedor" declaró de manera oficial a la Argentina en "incumplimiento" de sus compromisos de deuda, y destacó que la negociación con los acreedores continúa.

"Estamos bajo un acuerdo de confidencialidad y estamos negociando. Hasta el momento, ningún acreedor ha declarado a Argentina en mora", aseguró Guzmán en la entrevista publicada hoy en el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

Puso de relieve, además, que, "en este proceso, hubo una implicación constructiva con el Fondo Monetario Internacional, que participó en la evaluación de nuestra capacidad de pago y declaró que la deuda argentina era insostenible".

"Hicimos una oferta pensando en la sostenibilidad: lo que Argentina quiere es redefinir sus compromisos de una manera que pueda cumplir", sostuvo el ministro.

Agregó: "Hemos avanzado en el proceso de normalización de las tasas de interés, y queremos reducir el valor, que es, en promedio, 7,5% en dólares, a algo que podamos sostener".

Señaló que "hubo una parte de los acreedores que siguieron, y una parte que no lo hizo", y agregó que "la negociación continúa".

"Estamos bajo un acuerdo de confidencialidad y estamos negociando. Hasta el momento, ningún acreedor ha declarado a Argentina en mora", aseguró Guzmán en la entrevista publicada hoy en el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

Acerca de las imposibilidad de cancelar los pagos, el jefe de la cartera de Hacienda indicó que el país "tiene restricciones muy fuertes", de las que "desafortunadamente" se desprenden de una "secuencia muy negativa de eventos económicos".

"Entre 2015 y 2019, hubo una retracción del PBI. La economía ya estaba en caída libre cuando nos hicimos cargo. Además de esto, se agrega el coronavirus, que causó que un paciente que ya estaba enfermo se debilitara aún más", detalló. 

Relación con Brasil y acercamiento regional 

El ministro de Economía aseguró también que se debe "profundizar aún más" la relación con Brasil, y afirmó que en el Gobierno nacional "hay interés" por reanudar las negociaciones a nivel del Mercosur.

"Sería muy bueno para ambos países que esta relación se profundice. Brasil es el país más grande de la región y el que tiene el mayor volumen económico, con quien compartimos problemas estructurales, como la informalidad, la crisis de empleo y la necesidad de promover el crecimiento de la productividad", señaló Guzmán, en tanto que enfatizó: "es muy importante que se profundice la agenda de cooperación".

Además, evaluó que ambos países "estan en un proceso de aprendizaje", donde los diferentes gobiernos "se están conociendo", y auguró en que "hay espacio para profundizar aún más esta relación".

"Hay grandes oportunidades en la economía real. Ahí es donde se debe poner el foco. Hay sinergias positivas que deben explorarse, en sectores específicos y en logística e infraestructura para lograr un desarrollo es una causa común para ambos países", vaticinó. 

Acuerdo Mercosur - Unión Europea

En relación al principio de entendimiento alcanzado en 2019 entre ambos bloques regionales, Guzmán aseguró que se trató de "un ejemplo de que la transparencia y la participación de las sociedades es fundamental para legitimar cualquier acuerdo entre naciones soberanas".

"Se realizó a través de negociaciones sin transparencia y sin legitimidad en relación con la sociedad. Antes del coronavirus, viajamos por Europa, fuimos a Francia, Alemania, España e Italia. Hemos visto que el acuerdo con la Unión Europea es un tema importante, pero que hay dudas de todas las partes", puntualizó.

Además remarcó que es posible reanudar las negociaciones del Mercosur, a pesar de la distancia ideológica entre Brasil y Argentina, y ratificó que la cooperación entre ambos países "es bienvenida y deseable, pero siempre en línea con las necesidades".

"Vemos al Mercosur como algo más que un acuerdo. No debería ser sólo económico. Creemos que también debería ser una escala para un intercambio más cultural y social. Por nuestra parte, hay interés y lo valoramos", concluyó Guzmán.