A pesar de la mejora paulatina en la situación económica del país que "oxigenó a las Pymes", el 51% dejó de pagar impuestos, el 34% audeuda servicios y el 37% tuvo que recurrir a financiamiento extra para cubrir sus gastos operativos durante las medidas de confinamiento por la pandemia del coronavirus. Así surge de un relevamiento realizado por CAME entre el 11 de mayo y el 7 de junio sobre 1.020 pymes del país.

Deudas impositivas y financieras 

El informe destacó que entre la segunda mitad de 2020 y el primer semestre de 2021 la cantidad de pymes endeudadas se redujo aunque continúa en "niveles muy altos". Durante el año pasado la cuarentena más estricta impidió que muchas pequeñas y medianas empresas pudieran funcionar y para sostener la actividad debieron "tomar deudas financieras". 

Con la reapertura económica, la cantidad de compañías que contrajeron endeudamiento “extra” se redujo en 18 puntos del 55% en el segundo semestre del 2020 al 37% relevado en junio 2021. 

"Se suma que entre las empresas que tomaron deudas financieras el año pasado para cubrir su menor actividad, un 27% debió refinanciarlas y otro 15% está en mora", explicó CAME.

Al momento de sobrevivir a la falta de producción, el informe destacó que el 51% de las Pymes relevadas debe impuestos, aunque ese ratio bajó 6 puntos frente a 2020, el 27,5% de las empresas que este año dejó de pagar impuestos postergó todos esos compromisos (nacionales, provinciales y municipales). El 72,5% restante solo una parte.

El mapa de endeudamiento pyme se completa con: 34% de empresas que adeudan servicios públicos, 15% que debe alquileres (en este caso aumentando 2 puntos frente a 2020) y 12% con dificultades para pagar salarios en tiempo y forma (- 5 puntos frente al segundo semestre de 2020).

"Por las dificultades para recomponer su ecuación financiera, más allá de la recuperación que se observa en la actividad general, la voluntad de las empresas pymes de ponerse al día con los atrasos no está siendo posible para todas", subrayó el informe y puntualizó que en el "caso impositivo", solo 22% de quienes tenían deudas el año pasado las puso en moratoria, mientras que un 33% puso algunas de ellas, y el resto, 45%, las dejó pendientes.

El estudio de CAME concluyó: "Los resultados muestran que, aunque con mejoras, la situación de las Pymes continúa siendo muy delicada y presenta heterogeneidades según el sector de actividad y la región del país donde se desenvuelvan". 

Acto por el Día Internacional de las Pymes

En el marco de la celebración por el Día Internacional de las Pymes, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa ( CAME) le rindió homenaje a los argentinos que perdieron la vida por la pandemia, y a las pequeñas y medianas empresas que no pudieron resistir la crisis y tuvieron que cerrar.

“Como país no hemos sido capaces de construir políticas de Estado para las pymes, tenemos que darle sustentabilidad a un sector tan vulnerable”, sostuvo el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, que lanzó con una fuerte crítica al sistema financiero e impositivo e hizo un llamado al diálogo entre todos los sectores “sin mezquindades”, para resolver los temas enfrenta el país. 

Dada la cantidad de deuda financiera que debieron tomar las Pymes, Díaz Beltrán, enfatizó en la necesidad de "modificar el sistema financiero" para que "sostenga, impulse y proteja" a las compañías ya que hoy lo que hace es "ahogar y oprimir la actividad privada al igual que el sistema impositivo". 

Además, apuntó a la realización de una "fuerte inversión para bajar los costos de logística", una ley que impulse a las pymes exportadoras e insistió con una "reforma laboral", que ponga "fin a los litigios que pueden acabar con las pymes". 

"Nosotros queremos bajar los impuestos laborales, no los salarios, queremos poder pagar salarios fuertes, porque las pymes vivimos del consumo”, expuso y agregó: “Hemos trabajado a pesar de la pandemia, sosteniendo a las pymes y el empleo nacional, somos los que sostenemos la economía cotidiana”.

Para finalizar, Díaz Beltrán pidió la apertura del diálogo entre todos los sectores “sin mezquindades”, para resolver los temas enfrenta el país.

Participaron de la apertura, el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, la Directora Nacional Economía, Igualdad y Género, Mercedes D'Alessandro,  la presidenta de la comisión de Economías Regionales, Economía Social y PyMES del Senado de la Nación, Nora Giménez y el titular de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Mario Grinman.

En tanto, D'Alessandro hizo hincapié en el acompañamiento del Estado para recuperar el tejido productivo, y subrayó que impacta más fuerte la crisis en las mujeres. “Necesitamos mejorar las políticas de cuidado, los sistemas de licencias, un balance entre trabajo y vida e incluir a la mujer en sectores que son difíciles”, concluyó.