El comercio exterior de agosto dejó dos datos fuertes. Uno novedoso y otro no tanto. Por un lado, se volvió a registrar un superávit de bienes de USD1.436 millones, muy parecido a los del resto de los meses pandémicos. En el año ya se acumularon USD10.984 millones. Por el otro, se registró una mejora respecto al mes previo en las importaciones, que subieron 7% desestacionalizado de la mano de un mejor desempeño en las compras externas destinadas al consumo y la inversión productiva.

En la comparación interanual, por supuesto, las importaciones siguen cayendo con fuerza: la contracción fue de 20,4%. Pero esa baja fue inferior a la del mes anterior, que había sido de 30,1%. La reactivación económica, aunque lenta, sigue generando incrementos progresivos en el consumo y también en la inversión. Y, por ende, en las compras externas. Las exportaciones cayeron 11,3% interanual pero mejoraron 4,8% respecto a julio, de la mano de los bienes primarios.

Por caso, las importaciones de piezas y accesorios para bienes de capital cayeron 37,8%. Se trata de un número todavía fuerte pero bastante mejor que la contracción de 50,9% que se había registrado en julio. Algo similar se observó en las compras de bienes intermedios, que sufrieron una baja de 5,1% en agosto, mucho menor que la de 15,9% del mes anterior. Los bienes de capital cayeron 23% y ese número fue similar al 24% de julio. Los combustibles y lubricantes se desplomaron 48,1%, lo que implicó una pequeña mejora contra el 54,8% previo. 

Por el lado del consumo también se observaron mejoras. Los bienes importados con ese fin sufrieron una baja de 10% y en julio habían registrado una de 16,7%. Por último, los vehículos de pasajeros, traccionados principalmente por los que son para seis o menos personas, cayeron 24,5% y se habían desplomado 51,6% en julio.

El dato es particularmente relevante porque en el segundo trimestre del 2020 la inversión cayó a una participación de 9,5% del PBI. Según estimaciones del proyecto Arklems, de la UBA, semejante nivel no alcanza para reponer el desgaste anual de las maquinarias e instalaciones productivas. Es decir, en el segundo trimestre del año, por la pandemia, se destruyó capital, lo que reduce el PBI potencial de la recuperación económica. Lo verdaderamente preocupante sería que ese fenómeno se prolongara en el tiempo.

Por ahora, los datos de inversión vienen mostrando una dinámica positiva luego del pozo del momento más fuerte de la pandemia, en abril. Anotó tres mejoras consecutivas entre mayo y julio, según los números del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA). El desempeño de agosto aun no se conoce pero las primeras señales son positivas. Si bien la inversión continúa en el pozo, al menos está saliendo de esos niveles negativos en términos netos. Es decir, se dejaría de destruir capital.

Desde la consultora Abeceb destacaron: "A pesar de la caída generalizada y heterogénea de las importaciones, destaca el mejor desempeño relativo en bienes intermedios y bienes de consumo, con fuertes expansiones en subcomponentes como alimentos y bebidas básicos (para la industria y para el hogar) y computadoras y teléfonos, y la fuerte desaceleración en la caída de compras de vehículos".

Y agregaron: "El superávit comercial del año cerraría algo por debajo de los USD19.000 millones (equivalente al 4,9% del PBI). En los últimos doce meses, el superávit comercial es el más elevado desde que se tenga registro. Tercer mes consecutivo de superávit comercial entre USD1.400 millones y USD1.500 millones, con exportaciones e importaciones recortando sus caídas interanuales. Crecimiento de productos primarios traccionado por envíos a Asia, especialmente cereales. Manufacturas de origen industrial siguen mostrando fuertes (aunque menores) caídas por menor demanda industrial del Mercosur".

Acerca del desempeño importador flojo pero mejorando, coincidieron desde ACM: "Las importaciones desaceleraron la caída interanual (20,4%) explicado en parte por los mayores niveles de producción en el mes de agosto aunque las complicaciones que existen para el normal acceso a las divisas estarían provocando que la recuperación de los volúmenes de importación no sea mayor".

Un dato importante: los números publicados por el Indec representan las compras y ventas de bienes declaradas en Aduana. Eso no implica que los dólares de esas operaciones hayan ingresado y salido en forma efectiva del MULC, dato que suele estar afectado por la brecha cambiaria, las expectativas de devaluación que genera, la potencial menor liquidación de exportaciones y el adelantamiento de pagos de las importaciones. Este viernes el BCRA publicará el número correspondiente a la base caja de agosto.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Insólito: los bancos perdieron plata

El BCRA bajó la remuneración a los bancos por Leliq y Pases y achicó el spread de tasas

El Gobierno captó pesos emitidos por el BCRA

El Gobierno captó pesos emitidos por el BCRA

¿Llovizna de dólares? El superávit crecerá en 2021

El dólar hoy es el bien más preciado para intentar sostener el rebote económico

El comercio creció por primera vez, de la mano del consumo

El comercio creció por primera vez, de la mano del consumo

Dólar: el superávit de bienes se convirtió en déficit

Los paros gremiales afectaron a las exportaciones

Los protocolos en pandemia y su efecto inflacionario

Los protocolos en pandemia y su efecto inflacionario

Agenda semanal: Davos, acuerdo de la carne, PBI y dólar

Alberto Fernández participará en Davos, mientras se cierra un acuerdo anual por el precio de la carne y el Indec publica datos clave

IFE y ATP contuvieron el desempleo pero Argentina quedó segunda en gasto fiscal

IFE y ATP contuvieron el desempleo, ¿y el gasto fiscal?

Precios de los alimentos: ¿por qué se dispararon?

Precios de los alimentos: ¿por qué se dispararon?

La inflación de los pobres fue 4,7% en diciembre

La inflación de los pobres fue 4,7% en diciembre