Ante las críticas que lanzó el ministro de Economía, Martín Guzmán, contra las proyecciones de las consultoras privadas que participan en el Relevamiento de Expectativas del Mercado ( REM) que elabora el Banco Central (BCRA), varias dejaron de participar de la encuesta que se realiza periódicamente.

Eco Go, Invecq, Ledesma y Seidos son algunas de las consultoras que durante el último año se dieron de baja del REM. A ellas se sumaron recientemente LCG, FIEL y Arriazu Macroanalistas, mientras que Ecolatina analiza si continuar o no.

La molestia de las consultoras con Guzmán surgió cuando el ministro acusó a esas empresas de "generar una irreal expectativa inflacionaria, con sus alocadas proyecciones".

Para el Banco Central, el REM permite un seguimiento sistemático de los principales pronósticos macroeconómicos de corto y mediano plazo sobre la evolución de la economía argentina y es generado a partir de una encuesta realizadas a consultoras especializadas, del país y el extranjero.

El relevamiento se realiza los últimos tres días hábiles de cada mes, sobre las expectativas de los precios minoristas, la tasa de interés, el tipo de cambio nominal, el nivel de actividad económica y el resultado primario del sector público nacional no financiero.

Por qué las consultoras abandonaron el REM

"Nos molesta que en lugar de utilizarse como una herramienta más de política económica, lo usan para buscar culpables de la inflación", dijo Guido Lorenzo, de LCG. "Parece que nos castigan por hacer un análisis que es pedido por el Banco Central y del cual no recibimos contraprestación ninguna, más que agravios", planteó.

Por su parte, Eco Go abandonó el REM cuando el presidente de la autoridad monetaria, Miguel Pesce, recomendó a las consultoras que ajustaran sus modelos.

En tanto, Esteban Domecq, economista de Invecq, comentó en declaraciones periodísticas que la publicación de un ránking de aciertos, como se pretende oficialmente, "atenta contra la eficacia de la herramienta, porque promueve análisis sesgados de las consultoras para evitar quedar afuera del ránking, y puede ser usado como un arma de difamación".

Otra consultora, Arriazu, señaló que que no tiene sentido participar cuando la finalidad del REM "es acertar con los lineamientos del hacedor de política económica". En FIEL temen que se tomen represalias si las proyecciones privadas difieren demasiado de las oficiales.

El economista Ricardo Delgado, de Analytica, mostró diferencias con sus colegas. "Yo observo que hay mucha susceptibilidad. El ranking es perfectible, lógicamente, pero creo en la importancia de mejorar la información pública porque siempre aporta al debate", enfatizó.

Durante el Gobierno anterior, se registró una participación promedio de 51 analistas mensuales en el REM. Entre diciembre de 2019 y enero de 2020 hubo 40 participantes efectivos en cada mes.

Errores en los pronósticos del REM

En un documento oficial publicado en marzo de este año, titulado "Errores de pronóstico del REM", el Banco Central remarca que las consultoras participantes del Relevamiento de Expectativas de Mercado ( REM) "han exhibido errores significativos en sus predicciones en los últimos tres años", y muestra en qué se equivocaron.

"En parte, los elevados niveles de incertidumbre y la imposibilidad de prever la dimensión y la precisión temporal de los shocks devaluatorios que se sucedieron durante 2018-2019 y la irrupción de la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2, condujeron generalmente a una amplia brecha entre los datos efectivos y los proyectados", advierte el BCRA en el informe sobre errores registrados en el REM.

La entidad remarca que "las expectativas para cada una de las variables se modificaron a medida que se acercaba cada período encuestado". "De acuerdo con el comportamiento observado se puede afirmar que las y los analistas del REM atinan más su pronóstico a medida que van incorporando nueva información y se aproxima el período sobre el cual deben realizar su proyección, en línea con lo esperable".

Con respecto a la inflación, el BCRA indica que "hasta mediados de 2019, quienes participaron del REM proyectaron trayectorias con tendencias generalmente descendentes de la inflación, que luego no se observaron".

"Por el contrario, la inflación exhibió una aceleración significativa hasta niveles muy elevados. Desde septiembre de 2019 la mediana de los pronósticos del REM generalmente insinuaba una inflación superior a la que luego terminó verificándose, mientras se consolidaba una desaceleración de la inflación. En el margen, el poder predictivo del REM aumentó", explicó la autoridad monetaria.

Al respecto, agrega que "la inflación interanual proyectada por la mediana del REM con 12 meses de antelación muestra un fallo significativo, con un error absoluto promedio entre 17% y 67% del dato observado".

"Las y los analistas subestimaron sistemáticamente hasta mediados de 2019 la inflación que ocurriría 12 meses después —con correcciones parciales—, al tiempo que con posterioridad a ese período comenzaron a sobreestimar de modo constante la dinámica interanual que exhibiría la inflación minorista —si bien en el margen ajustaron sus pronósticos—".