La calificadora de riesgo Moody's rebajó este viernes las calificaciones de emisor a largo plazo en moneda extranjera y en moneda local de la Argentina, con perspectiva negativa, de acuerdo con el proceso de revisión iniciado el 30 de agosto.

La rebaja de calificación de la expectativa de Moody's contempla que "los acreedores privados probablemente incurrirán en pérdidas sustanciales en el actual proceso de reestructuración de la deuda del gobierno".

Para la calificadora, el shock económico y financiero derivado de la pandemia del coronavirus (Covid-19) "agrava el estrés financiero que obliga al gobierno a reducir sus obligaciones de pago de deuda en los próximos años".

La perspectiva negativa refleja el riesgo de que las pérdidas de los inversores en virtud de la reestructuración de la deuda del gobierno superen los niveles consistentes con una calificación de Ca, que generalmente captura pérdidas de hasta el 65%.

En los fundamentos de la decisión, Moody´s analizó que el gobierno de Argentina inició el proceso de reestructuración sobre la deuda de mercado de USD100 mil millones mantenida por inversores privados, y que "debido a la falta de acceso al mercado se hace imposible pagar su deuda según lo programado actualmente".

Moody's espera una combinación de extensión de vencimientos, tasas de interés más bajas y reducciones en los montos de capital, de modo que las pérdidas para los inversores sean en última instancia sustanciales y probablemente consistentes con una calificación de Ca, que generalmente captura pérdidas entre el 35% y el 65%.

El 31 de marzo, el gobierno publicó las pautas de sostenibilidad de la deuda que utilizará en las discusiones con los tenedores de bonos, pero Moody´s espera que "la implementación del plan de reestructuración demore semanas, y posiblemente meses, en ser acordadas por todas las partes involucradas".

"Más importante aún, la pandemia de coronavirus solo agravará los desafíos económicos y presupuestarios ya profundos que enfrenta el gobierno, lo que en última instancia aumentará el estrés financiero y el nivel de pérdidas que probablemente incurra el tenedores de bonos", consideró.

La definición de Moody's de incumplimiento de deuda incluye solo pagos a acreedores privados, no agencias multilaterales o bilaterales.