La calificadora de riesgo crediticio Moody’s advirtió que el PBI de la Argentina se derrumbará un 8% este año producto de la pandemia, en tanto que el índice de precios avanzará un 45%. Así lo planteó la firma en su más reciente informe sobre el sector corporativo del país, respecto al cual afirma que “condiciones de mercado más ajustadas limitarán su capacidad para refinanciar vencimientos hasta mediados de 2021”.

“El riesgo cambiario aumenta el riesgo de liquidez corporativa, ya que la deuda en moneda extranjera sin cobertura representa el 96% de la deuda total de las compañías”, señaló Moody’s en el reporte. 

Según la calificadora, “a diciembre de 2019, las compañías de petróleo y gas comprendían alrededor del 57% de los $547.000 millones (USD9.100 millones) en necesidades de refinanciamiento para los próximos 24 meses”. “En 2020, solo tres compañías han logrado acceder a los mercados internacionales y con fines de refinanciamiento únicamente, aunque varias compañías han obtenido financiamiento en el mercado local”, apuntó la firma.

En cuanto a su proyección de inflación, Moody’s explicó que el crecimiento de la base monetaria por arriba del 60% anual “en un contexto de economía en picada y una baja demanda de pesos aumenta los riesgos inflacionarios”.

Volviendo a la deuda corporativa, la calificadora asegura que “las necesidades de refinanciamiento de la mayoría de las compañías no financieras calificadas de Argentina serán moderadas durante 2020-21, pero el acceso limitado a los mercados internacionales de bonos probablemente impedirá que las compañías argentinas refinancien completamente sus bonos de largo plazo calificados con vencimiento en 2021 por USD3.800 millones”. 

Moody's señala que el alto riesgo de liquidez para 13 de las 26 compañías calificadas de Argentina refleja una suma importante de deuda con vencimiento en 2020-21, una probable reducción de la generación de flujo de efectivo libre y una falta de acceso en general a líneas de crédito bancarias comprometidas.

“La devaluación de la moneda puede incrementar inmediatamente la deuda de las compañías, sobre todo para las que carezcan de cobertura de divisas, obtienen la mayoría de sus ingresos en moneda local, y mantienen una significativa deuda nominada en moneda extranjera”, evaluó Moody’s, que destacó que “sólo tres de las compañías” calificadas por la firma no tenían pasivos en dólares.