El ministro de Educación, Nicolás Trotta, indicó este viernes que el nivel de morosidad registrado en los colegios privados "es muy elevado" y llegó a marcar hasta un 80% de saldo negativo en algunas instituciones.

"Estamos en un momento de enorme excepcionalidad. El nivel de morosidad es muy elevado: 70 por ciento y en algunos casos asciende hasta el 80 por ciento", detalló el funcionario en diálogo con Canal 13.

Mientras la vuelta a clases ya cuenta con un protocolo sanitario aprobado por las carteras educativas provinciales, el impacto de la pandemia continúa dejando rojos en la educación privada. En este sentido, Trotta instó por "no aplicar sanciones" a quienes "no puedan pagar la cuota".

"La institución tendrán que acompañar esta situación económica tan extrema y no puede haber ningún tipo de sanción a quienes no puedan pagar la cuota. Vamos a buscar los caminos necesarios para garantizar el derecho a la educación. Siempre vamos a priorizar la continuidad educativa, nadie va dejar de ir a la escuela por esta situación económica que transitamos", subrayó.

Además, el funcionario destacó a partir del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), se "permitió darle continuidad a los colegios privados" y así poder "garantizar el pago de los salarios de los docentes".

La crisis en los colegios privados

Nicolás Trotta había anticipado en mayo un acuerdo con la cámara de representantes de la educación privada para garantizar la postergación del pago de las cuotas sin intereses, y evitar la anulación de vínculo del alumno o alumna con la institución. 

"Me reuní con las cuatro cámaras de educación privada, y hemos acordado postergar, sin intereses, el pago de las cuotas de aquellas familias que por la crisis no puedan pagar las cuotas, sin que esto afecte el vínculo familia-institución. Porque ha pasado que les impidan entrar a la plataforma de aprendizaje", indicó el funcionario en diálgo con LN+.

"Fui claro con las cámaras. La solidaridad es una obligación en estos tiempos. El acuerdo funcionó por la solidaridad en estos tiempos. Abrí una línea de teléfono y cada denuncia o reclamo lo gestiona mi equipo personalmente, con las cámaras, o con el colegio".