Tras un fin de semana largo de videoconferencias con los principales fondos de Wall Street, el Gobierno encara una nueva semana intensa de negociación con los acreedores de cara a la reestructuración de la deuda externa. Con gran hermetismo y un acuerdo de confidencialidad mediante, las partes acercaron posiciones pero aún las separa una brecha de USD8 de valor presente neto en sus pretensiones. El deadline actual es el 2 de junio y podría extenderse por tercera vez hace falta más tiempo para alcanzar un acuerdo. Mientras tanto, el gobierno bonaerense prorrogó el plazo para el canje de la deuda provincial que vencía mañana hasta el 5 de junio en línea con la decisión de Nación.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, le acercó a los tres grupos de bonistas una actualización de su oferta que contempla una suba del valor de recupero para los acreedores desde USD40 hasta USD45, descontada a una tasa del 10%, fundamentalmente a partir de reducción del plazo de algunos títulos a emitir en la operación. El agrupamiento liderado por el fondo Blackrock, en tanto, cedió desde los USD59 hasta los USD53. Así, en el mercado esperan que la distancia pueda cerrarse en torno a los UDS50. Para ello aún resta un trecho de tiras y aflojes por transitar.

Por su parte, al ser una negociación atada al desenlace nacional, la PBA definió volver a extender el plazo de adhesión a su propuesta, que hasta ahora cosechó un aval de apenas el 24% de los tenedores. "Esta nueva extensión responde a la continuidad de las conversaciones de buena fe con los tenedores de títulos elegibles de la Provincia que todavía no han aceptado la propuesta y a la voluntad del gobierno provincial de avanzar hacia una solución superadora que permita maximizar la aceptación y preserve al mismo tiempo los objetivos de sostenibilidad ya exteriorizados", comunicó el Ministerio de Hacienda y Finanzas provincial.

El gobierno de Axel Kicillof resaltó que la pandemia de Covid-19 demandó mayores esfuerzos fiscales de la provincia para contener su impacto. Y agregó: "Resulta fundamental que la solución a la que conjuntamente arribemos preserve el espacio suficiente para implementar políticas tendientes a reactivar la economía y generar capacidad de pago en los próximos años".