José Castillo es economista, docente e investigador de la Universidad de Buenos Aires y especialista en la problemática de la deuda externa, y dialogó con BAE Negocios sobre la negociación en marcha con los bonistas extranjeros.

—¿Cómo ve la renegociación de la deuda y cómo cree que va a influir a futuro?
—Me da la sensación de que se va hacia un acuerdo, es evidente que en los últimos días estamos como en los momentos finales de una partida de poker en donde obviamente cada jugador, el gobierno arrancó diciendo de acá no me muevo y los bonistas diciendo que era inaceptable, pero de entrada uno veía que había caminos de negociación. Y estos caminos han ido avanzando, hoy ves tanto en el grupo liderado por Black Rock, como en el grupo más vinculado a los bonos 2005-2010, los que vienen de gobiernos kirchneristas, una sensación de que por ambos lados se va a un acuerdo. Creo que la negociación se puede correr hasta fines de junio, hasta los próximos vencimientos grandes que hay. Seguro se va a un acuerdo. La gran pregunta es si ese acuerdo favorece a la Argentina. Ahí es donde yo empiezo a expresar una serie de dudas. ¿Por qué? Porque la propuesta que finalmente salga acordada con los bonistas extranjeros va a ser evidentemente más favorable para éstos que la hecha originalmente por el gobierno en un primer momento. Otra cosa es que nunca nos tenemos que olvidar que esta negociación es de una parte de la deuda, que hay otros bonistas con los que se va a negociar entre los cuales está Templeton, por ejemplo, y que después viene la negociación con el Fondo Monetario Internacional, que no te acepta quita. Por lo tanto, uno dice nosotros vamos a empezar a pagar por esta deuda que se está negociando ahora 300, 400 o 500 millones de dólares por mes dentro de tres años, pero son 500 millones de ésta deuda, más otro tanto de la otra, más la cuota del fondo, ahí empiezan a surgir dudas en cuanto a la sustentabilidad.

—¿Y cuál tendría que ser la estrategia del país para hacer más sustentable el pago de la deuda?
—Lo que había que haber hecho ya, a comienzos de este gobierno, es plantear una suspensión de los pagos. Ir a un default provocado. Porque la negociación del año 2005 que terminó con una quita mucho mayor a la que va a terminar esto, la pregunta del millón es porqué terminó así. Y fue porque la Argentina no estaba pagando la deuda. Es decir los acreedores iban al pie de una negociación a ver si cobraban algo. En este momento, los acreedores están cobrando, incluso han cobrado hasta ahora, este año, por lo tanto la relación de fuerzas es absolutamente distinta. En ese punto ya estaba planteada la insustentabilidad absoluta de la deuda desde fines del año pasado, y a esta altura, mucho más, con pandemia, caída del producto, crisis mundial. A mí me parece que este es el gran punto porque los costos de una cesación de pagos, que existen sin ningún lugar a duda, hubieran sido mucho menores que los beneficios en el mediano plazo para la Argentina. Hay muchos colegas que dicen "no, lo último que hay que hacer es entrar en default", pero hablemos en concreto de los costos. Dicen que no van a venir más capitales a la Argentina: mi pregunta es ¿Existe una real posibilidad de que ingresen capitales extranjeros al país en los próximos cuatro o cinco años? Yo creo que no. Entonces el costo principal es un costo abstracto, porque no existe. No te van a financiar, de acuerdo, vamos al revés ¿Qué posibilidad concreta de financiamiento tengo? Ninguna. Entonces me parece que en este momento, justamente lo que tendría que poder aprovechar el gobierno argentino es, ya que se está diciendo que toda la deuda tomada en los últimos cuatro años fue deuda que se utilizó para fuga de capitales, que está comprobado, que hay estudios que lo avalan, que el propio FMI lo terminó avalando, decir en estas condiciones nosotros soberanamente decidimos una suspensión de pagos y empezamos de vuelta. Y ya la discusión la arrancás con otra relación de fuerzas. Al no haberlo hecho, creo que estamos en un problema. El punto es: se habla de sustentabilidad, yo creo que lo que termina pasando, es que el plan de pagos que va a quedar dibujado no va a ser sustentable y en tres, cuatro o cinco años vamos a estar otra vez frente a una cordillera de los Andes incruzable de vencimientos, y que se repita la historia argentina.

—¿De qué forma se puede plantear un esquema sustentable desde lo productivo, lo financiero?
—Arrancando desde que la deuda es el problema número uno y había que dar un corte de raíz con esto y por eso plantear el tema de la suspensión, obviamente esto tiene que estar articulado con un conjunto de medidas. Tenemos un problema estructural en nuestro sistema financiero, lo hemos visto, un sistema financiero que propende a la fuga de capitales. La Argentina lamentablemente sigue estando regida por la Ley de Entidades Financieras de 1977, de Martínez de Hoz. Si no cambiamos directamente el negocio bancario, si no cambiamos eso de raíz, y hacemos que el Estado, en este caso el BCRA, tenga reales potestades para obligar a los bancos a direccionar el negocio financiero en otra dirección, estamos en problemas. Por eso necesitamos tener un cambio fuerte de legislación. Lo mismo con el sector externo, exactamente lo mismo sucede con el comercio exterior, tenemos ahí el mismo problema, dependemos de liquidaciones de divisas de empresas que tienen puertos privados, con muy poco control sobre esas ventas, libertad muy grande para reingresar o no esas divisas, nosotros exportamos soja pero no, terminan exportando soja Nidera, Dreyfuss, Cargill, y el Estado argentino después en la —por conseguir esas divisas.

—¿Piensa qué se avanzará en algo con la investigación que empieza en el congreso sobre la deuda externa?
—La verdad, bienvenida toda investigación que descubra todos los negociados que hubo, por supuesto. Pero tengo mis dudas sobre las voluntades política de qué hacer con esto. Voy al punto más de fondo: en el año 2000, hace exactamente 20 años, ya no un debate en una comisión bicameral sino un fallo judicial, el fallo del juez Ballesteros, decretó la ilegalidad e ilegitimidad de todo el proceso de endeudamiento que había comenzado en la dictadura, ese fallo fue después enviado al Congreso para que tome cartas en el asunto, y nunca más pasó nada.

Más notas de

Hector Medina

Guillermo Siro: "Hay que recuperar la cadena de pagos"

Guillermo Siro: "Hay que recuperar la cadena de pagos"

Gremios mundiales piden un nuevo modelo económico resiliente

Gremios mundiales piden un nuevo modelo económico resiliente

Argentina se suma a la agenda global contra la violencia y el acoso en el trabajo

Argentina se suma a la agenda global  contra la violencia y el acoso en el trabajo

“Necesitamos cambiar de raíz la Ley de Entidades Financieras y el negocio bancario”

“Necesitamos cambiar de raíz el negocio bancario”

Impuesto a la riqueza: el mundo discute nuevos tributos por la crisis económica global

Impuesto a la riqueza: el mundo discute nuevos tributos por la crisis económica global

"Hasta barras de clubes de fútbol estan colaborando en la emergencia por la pandemia"

"Hasta barras de clubes de fútbol estan colaborando en la emergencia"

Por el coronavirus, vuelve el debate sobre un ingreso universal

Por el coronavirus, vuelve el debate sobre un ingreso universal

Liderazgos femeninos, los más eficientes ante el coronavirus

Prime Minister of Iceland Katrin Jakobsdottir visits Berlin

La OIT llama a fortalecer la protección de los trabajadores en el mundo

La OIT llama a fortalecer la protección de los trabajadores en el mundo

Por coronavirus, el PBI mundial se contraerá 3% este año

Por la pandemia, la economía mundial se contraerá 3%