Durante una entrevista radial, el presidente Alberto Fernández puso fin a las esperanzas de las familias que suscribieron hipotecas en UVA al sostener que deben cumplir con lo que firmaron al aceptar la cláusula de ajuste (por inflación), pidió que dejen de quejarse "tan agriamente" y responzabilizó a Mauricio Macri por la situación: "Estaba en campaña y suspendió las subas de los créditos", lo que acumuló una deuda de 600 millones de pesos .

"Los créditos UVA son entre particulares, aceptaron una cláusula de ajuste (por inflación)", dijo el jefe de Estado al brindar declaraciones en Radio Continental.

Los colectivos de deudores tenían fuertes espectavivas de que este gobierno encontraría una "solución" de los créditos en Unidades de Valor Adquisitivo ya que había sido uno de los eslóganes más repetidos por Fernández en su campaña electoral.

Por el contrario, el Gobierno sí decidió avanzar en la desindexación de los salarios eliminando la cláusula gatillo porque considera que es esta una herramienta eficaz para reducir la escalada inflacionaria.

Fernández responsabilizó por la situación a su antecesor Mauricio Macri, sobre quien dijo: "Estaba en campaña y suspendió las subas de los créditos. Pero el problema es que ahí hay una deuda, el contrato existe y dice que hay que indexar".

El congelamiento de las cuotas entre agosto y diciembre acumuló una deuda de alrededor de 600 millones de pesos que ha pagado el Estado y además se generó una distorsión entre lo que deberían pagar y lo que efectivamente están pagando los deudores, apuntó Fernández.

"El Gobierno hizo que la distorsión no sea tan feroz, entre lo que paga la gente y lo que debería pagar. Para que en un año todo se ponga en orden", sostuvo el Presidente, al señalar que las cuotas y el capital adeudado seguirán corriendo mensualmente al ritmo de la inflación.

En tanto, hasta fin de año y para amortiguar el impacto del descongelamiento, los bancos pondrán unos 1.400 millones de pesos hasta que las cuotas alcancen nuevamente su nivel pleno.

El Presidente dijo que el 70% de esos créditos fueron obtenidos en bancos públicos.
"Cuando yo escucho a los han sacado créditos UVA quejarse tan agriamente, que son 90.000 personas, no son millones, los quiero llamar a la reflexión", dijo.