El Gobierno consiguió que el Fondo Monetario Internacional salga a respaldar públicamente su propuesta de reestructuración de la deuda, el último envión que faltaba para cerrar la negociación con los bonistas, que en las últimas semanas se aceleró y permitió un acercamiento de las partes.

Mediante un comunicado, el organismo de crédito multilateral planteó que existe "sólo un margen limitado" para que argentina incremente los pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda que la entidad considera sustentables.

Se trata del primer análisis de parte de los equipos técnicos del FMI de la propuesta concreta realizada por el Gobierno a los acreedores en el proceso de reestructuración, como parte de la asistencia técnica en curso que brinda el organismo multilateral.

Hasta ahora, el Fondo había manifestado la necesidad de los acreedores de aceptar quitas, tras considerar que la deuda argentina no era "sustentable".

El análisis del personal demuestra que la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades argentinas sería consistente con el restablecimiento de la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad, planteó el FMI.

El organismo recordó que Argentina se encuentra actualmente en un proceso de reestructuración de su deuda con sus acreedores privados con el fin de abordar la carga insustentable de su deuda pública. "Restablecer la sostenibilidad de la deuda pública con alta probabilidad es esencial para que Argentina regrese a un crecimiento económico sostenible e inclusivo", afirma el comunicado que voceros de la Casa Rosada y el ministerio de Economía replicaron de forma inmediata.

"En el contexto de las actuales negociaciones de la deuda con los acreedores privados y como parte de la asistencia técnica continua del FMI, las autoridades argentinas solicitaron que el personal técnico del FMI evalúe su propuesta revisada de reestructuración de la deuda del 26 de mayo en relación al marco establecido en la Nota Técnica del personal sobre la sostenibilidad de la deuda pública que se publicó el 20 de marzo de 2020", amplió el organismo. 

Agregó que los supuestos macroeconómicos contenidos en la Nota Técnica de marzo siguen sujetos a incertidumbres excepcionales, particularmente con respecto al impacto de la pandemia del Covid-19, que implica considerables riesgos a la baja para las perspectivas económicas, la posición fiscal y, potencialmente, la capacidad de carga de la deuda de Argentina.

El organismo financiero halló que "la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades del 26 de mayo sería consistente con el restablecimiento de la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad bajo los supuestos macroeconómico de la Nota Técnica de marzo y los supuestos de financiamiento de las autoridades contenidos en su propuesta revisada". 

"Sin embargo, el análisis también sugiere que existe solo un margen limitado para incrementar los pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda y otras condiciones establecidas en la Nota Técnica de marzo".

El personal del FMI evaluó la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades del 26 de mayo bajo dos supuestos

Primero, el personal utilizó el marco macroeconómico elaborado en la Nota Técnica de marzo y los supuestos de financiamiento establecidos en esta.

En segundo lugar, el personal utilizó el marco macroeconómico elaborado en la Nota Técnica y los supuestos de financiamiento contenidos en la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades del 26 de mayo.

Los resultados—basados en la no materialización de los riesgos a la baja mencionados anteriormente—son los siguientes:

Primero, bajo el marco macroeconómico y los supuestos de financiamiento contenidos en la Nota Técnica de marzo, la propuesta revisada de reestructuración de deuda de las autoridades del 26 de mayo daría como resultado necesidades brutas de financiamiento y servicio de deuda denominado en moneda extranjera que exceden los umbrales de mediano plazo del 5 por ciento del PIB y del 3 por ciento del PIB, respectivamente, que el personal considera necesario para restablecer la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad. Al mismo tiempo, se cumplirían otras condiciones importantes identificadas en la Nota Técnica de marzo: el cociente deuda / PIB se mantendría estable más allá de 2030; las necesidades brutas de financiamiento y el servicio de deuda en moneda extranjera seguiría siendo manejable después de 2030; y el servicio de la deuda a los acreedores privados en 2020-24 sería lo suficientemente bajo como para mitigar los riesgos de refinanciamiento a corto plazo.

Segundo, utilizando los supuestos macroeconómicos del personal contenidos en la Nota Técnica de marzo, pero los supuestos de financiamiento de las autoridades, la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades del 26 de mayo daría como resultado necesidades brutas de financiamiento y servicio de deuda denominado en moneda extranjera que caen marginalmente por debajo de los umbrales de mediano plazo del 5 por ciento del PIB y del 3 por ciento del PIB, respectivamente, que se considera necesario para restablecer la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad. Además, el cociente deuda / PIB se mantendría estable más allá de 2030; las necesidades brutas de financiamiento y el servicio de deuda en moneda extranjera seguirían siendo manejable después de 2030; y el servicio de la deuda a los acreedores privados en 2020-24 sería lo suficientemente bajo como para mitigar los riesgos de refinanciamiento a corto plazo.