El déficit primario tiene piso de 7,1% en 2020. El cálculo es de PxQ, la consultora del Emmanuel Álvarez Agis. Puede llegar a 8,1% si la cuestión se complica: si no hay arreglo por la deuda y la desconfianza dispara al precio del dólar y por ende a la inflación, derribando aun más a los salarios, a la actividad y a la recaudación tributaria. Si se corrobora en la realidad, en el mejor de los casos, el rojo del Tesoro batirá el récord de, al menos, los últimos 45 años.

Además, desde la consultora Invecq afirman que ya el primer semestre batirá el récord de los últimos 30 años en materia de déficit primario. “Con los datos disponibles hasta el momento, entre los meses de enero-mayo el déficit primario rondaría el 2,2% del PBI frente a un superávit de 0,2% el año pasado y un déficit de 1,2% en el 2015, que había sido el año más deficitario de la última década” sostuvo un informe de la consultora dirigida por Esteban Domecq. Y agregó: “La posición fiscal pasó en pocos meses de un relativo equilibrio al déficit más grande para un primer semestre de, por lo menos, los últimos 30 años”.

La historia del rojo primario argentino tiene algunos grandes mojones: 1975, 1983, 1988 y 2015 son los principales. Para PxQ el 2020 superará a los últimos tres. Para el resto de las consultoras, por ahora no pasará al del '88. El director de LCG, Guido Lorenzo, afirmó: “El déficit primario será de 5,4%, el más alto de los últimos 30 años, por lo menos. La caída de la recaudación nacional será del 1,7% del PBI. Una baja de 18% real, que impacta en Nación y en provincias, 1 punto y 0,7 punto, respectivamente. La recaudación provincial va a caer 0,6 punto del producto y el resultado primario de las provincias va a ser un déficit de 2% del PBI, lo que puede requerir más asistencia de Nación. El déficit primario consolidado será del 7,1%”.

El pico histórico para el rojo primario ocurrirá por la necesidad por parte del Gobierno de evitar las consecuencias de la cuarentena sobre la oferta y la demanda. En ese sentido, en comparación con el gasto y algunos de déficits que encararan el resto de los países, hasta parece quedarse un poco corto, lo que se ve reflejado en las escasas transferencias a las provincias (para LCG, de apenas 0,4% del PBI, frente a un rojo provincial que apunta al 2%) y en un IFE con buen alcance pero de apenas $10.000. Pero es que la propia capacidad del Gobierno para hacer gasto anticrisis se ve limitada por el escaso acceso a deuda en pesos, que viene alcanzando sólo para pagar vencimientos y por la amenazante brecha cambiaria que mete ruido de presión devaluatoria e inflacionaria.

En ese sentido, Lorenzo agregó: “El Ministerio de Economía ya aclaró que va a ser todo financiado con emisión. No creo que estemos para una híper en el corto plazo. El problema va a ser cómo resolverlo en los próximos años. Va a haber que esterilizar el exceso de pesos, lo que implica subir la tasa en una economía que está cayendo. Y esa emisión responde a este resultado fiscal que está destinado a reactivar una economía muy deprimida. Eso, en el 2021, encima se va a conjugar con un año electoral, lo que puede ser que genere cierta dificultad para corregir los desequilibrios”.

Por su parte, el informe de Álvarez Agis afirmó que la gran dificultad del déficit local es su potencial presión cambiaria: “¿Es este déficit particularmente elevado? No. En Brasil, Chile y Perú se espera que el déficit del sector púbico supere el 8% del PBI en 2020 (el Instituto de Finanzas Internacionales anticipó que en Brasil podría alcanzar un 12%). En EE.UU. las últimas proyecciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso indican que el déficit podría alcanzar 18% del PBI. La velocidad de recuperación de la economía pos Covid-19 está relacionada con la magnitud de los paquetes fiscales, pero también con la respuesta a estos paquetes. El fisco estadounidense puede soportar un déficit del sector público de casi 20% de su PBI porque es quien emite la moneda bajo la cual se llevan a cabo todas las transacciones a nivel global. La aceptación de su moneda evita que la suba del gasto público complique la estabilidad financiera del país. Brasil, Chile y Perú (por citar ejemplos de la región) también están aumentando su endeudamiento y no atraviesan una crisis de deuda como la que atraviesa Argentina. Por tanto, el desequilibrio externo de esos países es menor y eso permite que más dinero en circulación no signifique mayor presión sobre el tipo de cambio, por ejemplo”.

Para PxQ, el evento clave que va a determinar la capacidad del Gobierno de intentar una intección de recursos mayor, que apuntale el rebote de la economía a medida que la producción vaya liberándose, es la negociación de la deuda. Si se estancan las conversaciones, el PBI caerá 10,5% y la recuperación sufrirá de una menor capacidad de impulso fiscal. En cambio, un acuerdo generaría menor demanda de dólares para ahorrar, por ende mayor demanda de activos en pesos y la posibilidad de que el Gobierno dispare la asistencia keynesiana. Que los pesos emitidos no se vayan al dólar, esa es la clave.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Si el supercepo funciona, crecerá la presión sobre los pasivos remunerados del BCRA

Pese a la emisión frenada, el dólar lidera la esterilización

Alberto prevé terminar su mandato con caída del PBI per cápita de 3,4%

Alberto terminará con caída del PBI per cápita de 3,4%

El impacto de "la cuarentena más larga del mundo"

El impacto de "la cuarentena más larga del mundo"

El consumo frenó su recuperación en agosto

El consumo frenó su recuperación en agosto

Desde 2018, casi 7 millones de personas cayeron en la pobreza

Desde 2018, casi 7 millones de personas cayeron en la pobreza

Una familia necesitó $45.478 para no caer en la pobreza

En paralelo a la canasta básica, la inflación de aceleró en agosto, informó el Indec

Pese al salto del dólar blue, no habrá disparada de la inflación

Pese al salto del dólar blue, no habrá disparada de la inflación

El mercado espera que las medidas presionen sobre el dólar blue, bonos y acciones

El mercado espera presión sobre el blue, bonos y acciones

En septiembre, la inflación está desacelerando

En septiembre, la inflación está desacelerando

El empleo industrial mejoró por primera vez en 30 meses

El empleo industrial mejoró por primera vez en 30 meses