Según las proyecciones del FMI, en el 2020 la economía latinoamericana se recuperará y crecerá 1,6% a partir del impulso generado por la mejora esperada para Brasil.

La previsión apareció en el informe de Perspectivas de la Economía Mundial. La responsable de la publicación, Gina Gopinath, economista jefe del Fondo, señaló: "El repunte del crecimiento mundial en 2020 sigue siendo muy incierto, ya que depende de que se registren mejores resultados en las economías que soportan tensiones, como Argentina, Irán y Turquía, y en las economías emergentes y en desarrollo de flojo desempeño, como Brasil, India y México".

El informe, presentado formalmente en el Foro Económico de Davos, en Suiza, sostuvo que la mejora que se producirá este año en Latinoamérica será a pesar del bajo nivel de inversión que tiene proyectado México y la incertidumbre reinante en Chile por las protestas sociales.

El organismo multilateral proyecta para 2020 que el crecimiento mundial sea de 3,3%, con una revisión a la baja de 0,1 puntos porcentuales respecto al informe anterior. En particular, por los resultados inesperados negativos de la actividad económica en unas pocas economías de mercados emergentes, en particular India, que dieron lugar a una revaluación de las perspectivas de crecimiento correspondientes a los próximos dos años, a lo que se suma -en algunos casos- la problemática social desatada en 2019 en varios países.

Por el lado positivo, la actitud de los mercados se ha visto estimulada por indicios de que la actividad manufacturera y el comercio internacional están llegando a un punto de inflexión, de la mano de políticas monetarias favorables, de noticias positivas respecto a China-EE.UU. y de la baja en el temor de que haya Brexit sin acuerdo.