El Sindicato de Trabajadores Caninos (STC) pidió este martes que el oficio sea considerado servicio esencial para poder "hacer un aporte" a la estrategia de la cuarentena obligatoria, y remarcó que por cada trabajador del sector que completa sus funciones "son 15 personas que se quedan en sus casas".

El titular de la entidad que nuclea a paseadores, adiestradores y peluqueros caninos, Matías Tomsich, señaló que se sumaría como una "contribución" al cumplimiento del aislamiento preventivo y "se garantizaría una menor circulación en las calles". 

"Sólo en la Ciudad de Buenos Aires somos 5.000 paseadores de perros, es decir que son 75 mil personas menos circulando para pasear a sus mascotas. Además, tenemos un protocolo sanitario, y evitamos los caniles para no dar lugar a las aglomeraciones", precisó a la agencia NA.

El sindicalista remarcó que la propuesta atiende tanto la estrategia epidemiológica del Gobierno, como a la realidad que viven los trabajadores del sector, que se vieron "impactados de lleno" por el inicio de la cuarentena el 20 de marzo.

"Necesitamos urgente poder trabajar. Esto no es una changa: la mayoría lo hace full time y sostiene a su familia", subrayó Tomsich, en tanto que precisó que el 80%  de sus representados pudo acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de 10 mil pesos.