Luego del primer día de vigencia de las nuevas restricciones que aplicó el Banco Central al mercado cambiario y las compras en dólares, el presidente de la entidad, Miguel Ángel Pesce, aseguró que con las medidas "de ninguna manera tienen que haber aumento de precios", y negó que pueda producirse una devaluación del peso.

"Esto era necesario. Las divisas son fundamentales para sostener el nivel de actividad. La industria necesita insumos importados, y el estrés que le estaba poniendo al mercado cambiario la compra de dólar ahorro y la especulación estaba trayendo muchos problemas", defendió el funcionario nacional.

Además, aseguró que "no hay razón para que el peso se devalúe", mientras que "el país debe incrementar las exportaciones y mantener un tipo de cambio competitivo", ya que hay "problemas con el sector externo desde que las exportaciones cayeron" consideró durante una entrevista con el canal TN.

"Necesitamos incrementar nuestras exportaciones en un 50 por ciento para que nuestro mercado de cambio funcione normalmente", insistió.

Por otra parte, remarcó que la Argentina presenta un problema coyuntural, dado que "no sólo se endeudó al Estado aceleradamente en los últimos cuatro años, sino también al sector privado".

Al no haberse desarrollado un mercado de capitales que canalice el ahorro hacia la producción y el financiamiento del consumo, "la gente opta por atesorar dólares", explicó.

"Los argentinos tenemos la vocación de ahorrar en moneda extranjera. Las divisas son fundamentales", indicó Pesce, y reiteró: "No me preocupa el valor del dólar blue porque ese es un dólar de delincuentes".

Pesce dejó en claro que "la gente puede retirar todo el dinero que haya depositado en el banco" y sostuvo que "el año pasado la fuga de dólares fue de 23 mil millones y este año se estará por debajo de los 10 mil millones".

Mientras admitió que "a nadie le gustan los cepos", vaticinó que "las empresas van a venir al país cuando vean oportunidad de negocio". "Ahora, lo que la gente que ahorra en dólares tiene que hacer es invertir en el mercado de valores local", indicó.

Este miércoles entraron en vigencia las nuevas medidas del Banco Central: Pesce estableció un nuevo recargo de 35% que se suma al Impuesto PAIS (de 30%) tanto para la compra de dólares en los bancos como para los consumos en dólares con tarjeta de crédito y débito, con lo cual el dólar ahorro subió a alrededor de $131.

Ese 35% de recargo impositivo luego es reintegrado de dos formas: en caso de pagar el Impuesto a las Ganancias, se deduce automáticamente del valor a pagar por él, con lo cual no es necesario hacer nada más; las personas que no están alcanzadas por el régimen de Ganancias deben reclamar la devolución del dinero correspondiente a fin de año.

Además, todas las compras hechas con tarjeta de crédito en dólares (o las que figuren en pesos, pero sean facturadas en el exterior) se tomarán en cuenta para el cupo de USD 200 mensuales que se pueden comprar en los bancos. Si la compra o consumo realizado supera ese monto, se computará lo restante para el mes o meses siguientes. Por ejemplo: si se hace una compra de mil dólares, el usuario no podrá comprar dólares en el banco por cinco meses.

Más temprano, y en declaraciones radiales, Pesce admitió que "es muy difícil saber lo que va a pasar" con la cotización del dólar blue, porque -advirtió- se trata de un mercado ilegal".

Para el funcionario, el mercado paralelo del dólar "es ilegal, delictivo. Cuando hicimos allanamientos en las cuevas, que está muy bien llamarlas así, encontramos que hay narcotraficantes y traficantes de armas. Es imposible saber lo que está dispuesto a pagar el delito".

"Pero ha una visión romántica de ese mercado: la gente va a un arbolito que realiza el cambio y son todos muy simpáticos, pero es lo mismo que ir a comprar repuestos a un desarmadero de autos. Por eso no sabemos que va a pasar en ese mercado", graficó Pesce.

Además, alertó: "La gente que hace eso (comprar dólares en el mercado ilegal) que lo asuma, porque puede estar comprándole a alguien que cometió un delito".

En este marco, el jefe de la autoridad monetaria destacó que las últimas medidas que tomó ese organismo junto con la AFIP para endurecer el cepo, "van en el sentido de transparentar los mercados, ya que se están teniendo compras muy fuertes de dólar ahorro".

"También tenemos otros problemas. Desde la crisis cambiaria iniciada en el Gobierno anterior, las personas que no tienen domicilio en la Argentina no pueden operar para formar activos externos. Los fondos especulativos que ingresaron al mercado a comprar bonos bajo ley argentina no podían comprar dólares y el camino que encontraron es el contado con liquidación. Ahora se los prohibimos", añadió Pesce.

No obstante, aclaró que tienen "la percepción de que todo el mundo compra dólares y no es así, no llegan a los seis millones de argentinos". "La mayoría de los argentinos no compra dólares", concluyó el funcionario nacional.