En un contexto de fuerte crisis económica generada por la pandemia de coronavirus y la cuarentena, que impide a muchos sectores trabajar y generar sus ganancias con normalidad, los bancos privados deben ofrecer líneas crediticias y "ser declarados de interés público", según reclamó el secretario adjunto de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar.

“Los bancos privados, luego de haber sido unos de los mayores beneficiados de las políticas especulativas de los últimos años, deben ser declarados de interés público y cumplir con un plan de financiamiento compulsivo. Hay que obligarlos a otorgar préstamos a tasa cero porque son los que tienen liquidez y más del 70% del circulante", propuso el dirigente sindical.

En este sentido, remarcó que "la emergencia sanitaria y social es grave, por lo que ahora les toca a ellos hacer su aporte activando líneas crediticias que permitan garantizar el pago de salarios y el mantenimiento del capital de trabajo a las pequeñas y medianas empresas".

El sindicalista sostuvo que "el Banco Central debe mostrar un accionar más agresivo con las entidades privadas, obligándolas a cumplir las directivas del Gobierno", y sentenció: “Llegó la hora de exigirles y si se niegan a cumplir, que se vayan del país".

Por otra parte, también cuestionó la situación en la que se vieron envueltos jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones familiares, que hicieron largas filas durante horas para poder cobrar. “Sólo siete u ocho entidades bancarias pagan jubilaciones o prestaciones sociales, cuando deberían sumarse los 78 bancos privados del país”, señaló Aguiar.

"No puede ser que la mayoría se niegue a pagarle a los jubilados o beneficiarios de los programas de la Anses", agregó, en consonancia con el pedido que ya hizo público el director del Banco Nación, Claudio Lozano, quien también es militante de ATE.

Además, el dirigente sindical planteó que “en este momento tan complejo, las entidades financieras deben reprogramar todas las deudas que no puedan pagarse". "Este es un sector que siempre ganó y acumuló fabulosas rentabilidades. En el corralito del 2001 y en la crisis del 2008 se estatizaron los pasivos y fue el pueblo quien terminó soportando otras vez las pérdidas", recordó.

El Banco Central impulsó una línea de créditos con tasas de 24% para que las Pymes puedan pagarles los sueldos a sus trabajadores, pero muchos de losemprendedores que califican para obtenerlo se quejaron de que el acceso se ve demorado e incluso en algunos casos imposibilitado por la poca flexibilidad de muchas entidades y el tiempo que se toman para evaluar las carpetas, tal como lo explicó BAE Negocios.

Según explicó el secretario de la Pequeña y la Mediana Empresa de la Nación, Guillermo Merediz, menos de la mitad de los bancos están informando a través de sus páginas web sobre la línea de financiamiento.

Los créditos impulsados desde el Estado respaldarán “cerca de 350.000 Pymes, para que aproximadamente 3,5 millones de trabajadores tengan garantizado su salario de marzo", indicó el funcionario, quien explicó que a partir del Fondo de Garantía Argentino (Fogar), que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo, se pusieron "a disposición $ 30.000 millones para que el Estado respalde a las Pymes, y que los bancos brinden los créditos para pagar los salarios”.