El Indec dará a conocer esta tarde un nuevo incremento en las tasas de pobreza e indigencia en el marco de la coronacrisis que atraviesa el país. Según estimaciones privadas, tras el salto registrado en el momento más agudo de la cuarentena, el porcentaje de población que no llega a satisfacer sus necesidades básicas habría ascendido a entre el 41 y el 42% en el segundo semestre de 2020.

El organismo que conduce Marco Lavagna publicará a las 16 su informe de Incidencia de la Pobreza y de la Indigencia en la segunda mitad del año pasado, en base a los datos recavados en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH).

Según los últimos datos oficiales, la pobreza afectaba al 40,9% de la población en el primer semestre de 2020, cifra equivalente a 18,5 millones de personas. Esa cifra significó un aumento de 5,5 puntos con relación a igual período de 2019 y resultó la más elevada desde 2004. El salto estuvo impulsado por el fuerte parate de la economía que impulso el ASPO en el segundo trimestre del año pasado.

Dentro de ese segmento social, el 10,5% de las personas se encontraba en situación de indigencia, aquellas que ni pueden acceder a recursos para alimentarse. Se trataba de unos 4,5 millones de argentinos que padecen hambre.

De cara a la publicación de esta tarde, correspondiente al trimestre siguiente, algunos especialistas publicaron sus estimaciones basadas en los datos oficiales disponibles del tercer y cuarto trimestre del año pasado.

Martín González Rozada, econometrista de la UTDT, calculó que el segundo semestre cerró con una incidencia de la pobreza del 41,1%, unas dos décimas superior al nivel previo. Por su parte, Leopoldo Tornarolli, investigador del Cedlas (Universidad Nacional de La Plata), calculó un 41,8%.

El informe más cercano sobre ese período es el del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, que se elabora con una muestra distintinta a la de la EPH. Este estudio alertó en diciembre último que el 44,2% de los argentinos está sumergido en la pobreza, en el marco del feroz impacto social que tiene en el país la pandemia de coronavirus.

Para esa casa de estudios, la pobreza habría llegado al 53,1% de la población si no se hubiesen implementado planes de emergencia como el IFE o la Tarjeta Alimentar.

La UCA alertó por una "persistente infantilización de la pobreza en la Argentina urbana".
Para el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, "las medidas de aislamiento obligatorio adoptadas generaron una crisis de oferta y demanda de bienes, servicios y mano de obra laboral".