El  presidente Alberto Fernández finalmente decidió echar a tres directores del Banco Nación (BNA) como parte del pedido de la nueva titular de la entidad, Silvina Batakis, quien solicitó ocupar cargos en el directorio.

La ex ministra de Economía había asumido en la práctica su cargo al frente del BNA, el jueves, a la espera del decreto presidencial que la habilite para asumir formalmente.

Sobre la conformación del nuevo directorio, fuentes del banco aseguraron a Télam: "Todos los directores han puesto las renuncias a disposición. Algunas serán aceptadas y otras no".

Este miércoles, se publicó en el Boletín Oficial la aceptación de la renuncia de uno de los vicepresidentes, Federico Sánchez; de Claudio Lozano y de Guillermo Wierzba. 

 

La renuncia de los directoers del BNA

El presidente de la Nación marcó la diferencia en la aceptación de las renuncias de dos de los directores, Guillermo Wirrzba y Federico Sánchez, con el tono que le imprimió al desplazamiento de Claudio Lozano.

En el primer caso, en un decreto incluyó a los dos ahora ex directores del BNA con un agradecimiento por "los valiosos servicios prestados en el desempeño de sus cargos" durante la gestión que condujo Eduardo Hecker.

El decreto para despalzar a Wirrzba y a Federico Sánchez 

A diferencia de los casos de  Federico Sánchez y de Guillermo Wierzba, con la renuncia de Claudio Lozano no hubo agradecimientos. El economista y dirigente aliado al Frente de Todos había sido uno de los más críticos al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y al rumbo económico general del Gobierno en materia económica a pesar de lo cual había permanecido en el cargo. 

La llegada de Batakis luego de que fuera despalzada del Ministerio de Economía y recalara en el Banco Nación, implicará entonces modificaciones en el Directorio, aunque no está claro si habrá más renuncias.

La aceptación de la renuncia de Lozano, impersonal

El directorio queda entonces conformado por Ángel Mercado, Cecilia Fernández Bugna, Martín Ferré, Julia Strada, Raúl Garré y Carlos Caserio, con tres lugares a ocupar.

Ahora, Batakis deberá resolver las incorporaciones para completar el directorio, que deben ser aceptadas por el Presidente.