En los primeros cinco meses del año, los préstamos a las pymes por parte del Banco de la Provincia de Buenos alcanzaron a 8.000 empresas por un monto de 30.000 millones de pesos, según el primer balance que realizó la entidad estatal.

Esa cifra incluye tanto las líneas de crédito que estaban vigentes antes del inicio de la pandemia como las que se incorporaron como producto de la emergencia sanitaria y la derivación de crisis económica.

Según detalló la entidad,  el monto de 30.000 M surge de "las líneas Reactivación Pyme (RePyme), vigentes desde el 27 de enero, y del financiamiento adicional lanzado a partir de la pandemia de COVID-19" y remarcó que "el 20% de las empresas asistidas fueron nuevos clientes".

 

El primer instrumento con la pandemia declarada fue la habilitación de un descubierto en cuenta corriente con tasa de 24% anual. Esta herramienta fue utilizada por 2.370 empresas. En tanto, cuando se permitió la reapertura de sucursales, en abril, los pedidos estuvieron más vinculados con préstamos para capital de trabajo. Más de 5.400 pymes recibieron financiamiento por un monto superior a los 13.600 millones de pesos con tasa a 24%",  informó la entidad.

 

También se abrió una nueva línea de préstamos RePyme con tasa de 24% anual destinada al pago de salarios, mediante la cual se otorgaron más de 1.100 millones de pesos a 800 empresas.

 

Por su parte, el descuento de documentos de hasta 90 días, con tasa de 25% anual, superó los 12.100 millones de pesos.  Esta alternativa fue utilizada por 2.600 empresas que descontaron 93.500 cheques.

 

También se incluyó una línea para prefinanciación y financiación de exportaciones, que tienen una tasa fija de 4% anual, en dólares.  Las colocaciones de esta línea alcanzaron los 1.000 millones de pesos.