El Gobierno presentó la ampliación del Presupuesto 2022 a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que ratificó las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional y definió la nueva segmentación de tarifas para los servicios de luz y gas. En esa línea, se proyecta un déficit primario del 2,5% para las cuentas del sector público nacional

Por medio del DNU 331/2022 publicado este jueves en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo volvió a prorrogar el Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio 2021, ya que el Congreso decidió el 17 de diciembre no aprobar la "ley de leyes" para el año 2022

Por lo tanto, el presidente Alberto Fernández debió prorrogar el  Presupuesto 2021 a fin de que se mantenga como columna vertebral de la gestión pública de este año, y que debió ser ampliado para adecuarlo a las necesidades del 2022. 

"Se han considerado nuevos objetivos y mejores herramientas para dotar al Estado de los recursos necesarios para llevar adelante políticas públicas orientadas a un proceso de crecimiento económico y mejora de la distribución del ingreso en los sectores más vulnerables", señaló en DNU en los considerandos.

Acorde al Gobierno, el nuevo decreto "contempla para el presente ejercicio el cumplimiento de los objetivos fiscales y de fortalecimiento de reservas que resultan del Programa Económico apoyado por un acuerdo de Facilidades Extendidas".

En esa línea, el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentará el nuevo Presupuesto ampliado ante el directorio del organismo que dirige Kristalina Georgieva, mientras se terminan de aprobar las metas alcanzadas para el primer trimestre

Con respecto al DNU, la portavoz Presidencial, Gabriela Cerruti, destacó que "esto se debió hacer porque la oposición, la fuerza de Juntos por el Cambio, rechazó el presupuesto por primera vez en la historia" y dejó a este gobierno "sin la posibilidad de tener un presupuesto votado por el Parlamento". 

El DNU lleva las firmas del presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía, Martín Guzmán; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro 

En el caso del incremento en las tarifas, el Ejecutivo estableció el régimen de segmentación para los usuarios de los servicios públicos de electricidad y de gas natural por red y ratificó que el 90% no tendrá nuevos aumentos en sus facturas en lo que resta del año.

Metas con el FMI

A pesar de haber rechazado el Presupuesto 2022, el Parlamento aprobó el 17 de marzo la Ley Nº 27.668 de operaciones de crédito público contenidas en el Programa de Facilidades Extendidas para la cancelación del Acuerdo Stand By por 44.000 millones de dólares en 2018.

Por lo tanto, en el DNU están contempladas las metas macroeconómicas que el Gobierno debe cumplir para avanzar hacia la "sostenibilidad de los servicios de la deuda" con el FMI. "Dicho Programa de Facilidades Extendidas se alinea con la legislación precedente que fuera impulsada para alcanzar una resolución ordenada de la crisis de endeudamiento insostenible en la que se encontraba el país en el año 2019", remarcó el decreto. 

"El nuevo DNU mantiene las pautas anuales que veníamos trabajando y sostiene el crecimiento en el mantenimiento de la situación social, los beneficios sociales, el gasto social, el gasto de capital y las inversiones para seguir en la senda de crecimiento del empleo y redistribución del ingreso", resaltó Cerruti.

Tarifas de luz y gas

Por su parte, el decreto definió también la segmentación en las tarifas del servicio de energía eléctrica y gas, que consistirá en tres escalas: el Nivel 1 que pagará la tarifa plena, el Nivel 2 con una con tarifa social, y el Nivel 3 con un aumento del 80% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS).

"Para el 90% de los usuarios no habrá más aumentos en el resto del año", aseveró la Portavoz, mientras que el Gobierno aclaró en el escrito que, tal como se había anunciado, solamente el 10% de mayor capacidad económica pagará la tarifa plena sin subsidios.