El mercado de acero de América Latina continúa su proceso de normalización donde la producción de acero laminado creció 6% frente al primer trimestre de 2020 y evoluciona favorablemente, aunque las importaciones siguen representando un riesgo para la producción y el desempeño de las empresas siderúrgicas.

El impulso de la demanda de acero en la región sigue favoreciendo la normalización de la producción siderúrgica, donde la cifra acumulada de acero laminado hasta marzo fue de 13,46 millones de toneladas, un 6% superior al registrado en el mismo período de 2020, y un 4,1% superior al nivel del mismo período de 2019.

En la comparación mensual, se observa un aumento del 11,5% con respecto a marzo del 2020 y del 13,1% en relación a febrero del 2021, liderado por México (33,1%). Los resultados tuvieron su mejor registro desde abril de 2018, cuando no había pandemia.

Los tubos sin costura se destacaron por el aumento del 24,2%, seguidos de los largos, con alza del 16,7%, y los planos, cuya producción creció un 8,9%.

 

Los tres "grandes"

 

El consumo de productos laminados, especialmente en los sectores de construcción y manufactura de las tres principales economías latinoamericanas (México, Brasil y Argentina), se reflejó en incrementos del 2,7% y 13,2% en relación a las cifras de 2019 y 2020, respectivamente.

En febrero, las importaciones registraron un aumento del 13,3% frente al mismo mes de 2020, pero tuvieron un descenso del 7,4% en relación al último mes de enero; aun así, continuaron representando el 35% del consumo regional.

El actual mes de mayo podría ser un posible punto de reanudación de las importaciones, apuntando a los niveles de años anteriores. Situación que debe de ser monitoreada y seguida atentamente por los gobiernos para evitar que un crecimiento repentino afecte a la producción regional.

Con respecto a las exportaciones, la región experimentó una disminución debido a la recuperación de la demanda local. La balanza comercial tuvo una reducción del 9,7% con respecto al mes anterior con un saldo negativo de 1.435,6 mil toneladas.

 

Recuperación

 

“Es importante prestar atención a la recuperación de los niveles de producción local para abastecer la demanda, ya que esta representa la forma más rápida de normalizar la situación del mercado del acero. La expectativa es que la producción se mantendrá en una trayectoria positiva a medida que se consolide el consumo a nivel regional y el déficit comercial esté bajo control en la segunda mitad del año”, dijo Francisco Leal, Director General de Alacero.

Por otro lado, la información del Comité de Acero de la OCDE confirma, una vez más, que continúa el problema de sobrecapacidad de producción global de acero y que América Latina no es parte de esa problemática.