La economía global seguirá notando efectos negativos de la pandemia de coronavirus (Covid-19) "una vez que se desvanezca el rebote en forma de V de este año", pronostica un artículo de Bloomberg.

Según la publicación, si bien los estímulos de 26 billones de dólares y la llegada de las vacunas han impulsado "una recuperación más rápida" de lo que muchos anticipaban, "el legado de la educación atrofiada, la destrucción de puestos de trabajo, niveles de deuda propios de períodos de una guerra y las desigualdades cada vez mayores entre razas, géneros, generaciones y geografías dejarán cicatrices duraderas, la mayoría de ellas en las naciones más pobres", reporta el sitio web RTenespañol.

El profesor asistente Vellore Arthi, de la Universidad de California, que examinó el impacto económico y de salud a largo plazo de crisis pasadas, explicó a la agencia que, aunque "es muy fácil sentirse realmente aliviado de que las cosas hayan vuelto a la normalidad después de un año agotador", muchos de los efectos "duran décadas y no se abordan fácilmente".

Clase media

En total, la caída del Producto Bruto Interno el año pasado fue la mayor desde la Gran Depresión, lo que equivaldría a 255 millones de personas trabajando a tiempo completo, según las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En tanto, los investigadores del Pew Research Center calculan que la clase media mundial se contrajo por primera vez desde la década de 1990.

"Volver a los estándares anteriores al Covid llevará tiempo", indicó Carmen Reinhart, economista jefe del Banco Mundial, al tiempo que recalcó que las secuelas de coronavirus "no se revertirán" en muchos países.

De hecho, Bloomberg explica que no todas las naciones se verán impactadas de la misma forma. Así, el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que las economías avanzadas se verán menos afectadas por el virus, mientras que los países de bajos ingresos y los mercados emergentes sufrirán más.

Anticipan una década de decepciones y un futuro sombrío

El Banco Mundial advirtió en enero a través de un informe que "nos adentramos en una década de decepciones en el crecimiento global" a menos que se tomen medidas correctivas. Los expertos consultados por la agencia matizan que no es necesario que se pierda una década si se toman las medidas políticas adecuadas, especialmente en las áreas de reconversión de las habilidades de los trabajadores y de apoyo a los sectores más afectados por la crisis.

Por su parte, organismos de inteligencia de EEUU pronostican que el mundo enfrentará un futuro post pandemia "sombrío y con desafíos globales más intensos y en cascada".