Un grupo de pymes buscará revivir la histórica Confederación General Económica (CGE) para lanzar un espacio que unifique a la dispersión de entidades de segundo grado que representan los intereses de los empresarios más dinámicos de la actividad local. Se trata de una movida audaz, que busca un respaldo del Gobierno, desde donde miran con atención la movida ante la necesidad de encontrar un interlocutor válido en un sector clave para la recuperación pospandemia.

"La resurrección de la CGE, que hoy está abandonada y descuidada, servirá para que se convierta en un epicentro de la reconstrucción de la economía, a partir del desarrollo de un modelo industrial que dinamice al empleo", sostuvo el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato.

"Hay más de 50 mil pymes industriales que pueden ser parte de la reconstrucción de esta entidad emblemática. Para eso vamos a trabajar a nivel nacional para juntar las firmas necesarias que logren ponerla nuevamente de pie y que sea realmente representativa", resaltó el dirigente.

Y aseguró que "cerraron 25 mil pymes en los últimos cuatro años, y 5 mil eran industriales". "La propuesta es que todos los actores tengamos una participación activa en una entidad de tercer grado que supo ser un símbolo de un modelo industrialista de nuestra historia económica", destacó Rosato, quien además sostuvo que la CGE es un "patrimonio de las pymes" que no se puede "perder". "Por eso estamos pidiendo este salvataje", dijo.

Por ese motivo, reclamó que se realice una auditoría para conocer el estado de situación económica de la entidad y si es necesaria su intervención, y dejó en claro que "en la actualidad, la CGE está carente de representatividad y viciada de acusaciones de irregularidades por malos manejos".

"La CGE tiene que convertirse en la abanderada del desarrollo industrial en la Argentina", subrayó el empresario, para quien el Gobierno "también necesita a las pymes unidas para pensar en las políticas públicas que ayuden a la reconstrucción y el desarrollo económico".

La CGE supo ser una entidad de fuerte peso en la representación de las empresas locales, principalmente pymes, que nació en 1950 en medio del proceso industrializador. Luego perdió su peso de representatividad y durante la gestión de Mauricio Macri ingresó en una crisis institucional -con denuncias internas- y económica. El año pasado, se avanzó en la normalización con la unidad de Cgera y Came, dos cámaras históricamente enfrentadas con CGE, pero surgieron impugnaciones que llenaron de dudas la representación sectorial.