La industria mostró una marcada recuperación desde el inicio de la pandemia del coronavirus cuando el cierre de fábricas y la baja en la actividad debido al aislamiento social provocaron una caída abrupta que alcanzó un piso histórico solo comparable con los números del 2002 también en plena crisis. Según el informe de FIEL, la mejora fue del 60,7% en abril

Este escenario impulsó a las pequeñas y mediana empresas a pedir la implementación de medidas para que las compañías puedan capitalizar el viento de cola que viene del crecimiento vertical

En ese sentido, el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, afirmó que la recuperción de la actividad industrial necesita un “segundo shock de financiamiento para impulsar la compra de bienes de capital que permitan potenciar la producción y crear nuevos puestos de trabajo”. Además, sostuvo que los indicadores técnicos permiten proyectar un "sendero de crecimiento" que deberá ser "respaldado con mayor inversión".

“Vemos que la industria es uno de los sectores que logró reponerse de una larga crisis, que incluyó el parate del año pasado por la pandemia, y que gracias a un modelo de respaldo a la fabricación nacional puede atravesar esta segunda ola del coronavirus con mejor solvencia que el resto de los sectores de la economía. Eso deberemos aprovecharlo porque sabemos que de las crisis es fundamental pensar en modelos de desarrollo para aportar una solución y no generar problemas”, afirmó.

En línea contraria, y con un inusitado tono crítco, pymes bonaerenses que integran CAME y la UIA emitieron días atrás un comunicado en donde señalaron la "profunda preocupación" por las restricciones dispuestas por el Estado y reclamaron la reapertura de "todos los establecimientos industriales". En el mismo escrito, advirtieron por desabastecimiento de insumosfalta de pago en salarios y hasta la pérdida empleo.

Con respecto a las restricciones, Rosato se distanció de esas entidades y sostuvo que “las fábricas pymes cuentan con los permisos para continuar abiertas porque son esenciales para toda la cadena económica”.

Propuestas para ese shock de financiamiento 

El centro de estudios económicos del Observatorio IPA difundió un análisis en que detallaron las políticas económicas necesarias para continuar con el camino de la recuperación. 

“Más allá de las críticas, sabemos que estamos en el rumbo correcto. El impulso a sectores estratégicos, que permitan sustituir importaciones y aumentar las exportaciones, es clave, y el Estado, a través del Ministerio de Desarrollo Productivo, está destinando fondos a esta estrategia”, afirmó el estudio.

IPA también hizo hincapié en la necesidad de corregir variables como la tasa de interés para préstamos a capital de trabajo o a inversión y los precios de sectores oligopolizados. De todos modos, auguró que mientras la política "preserve y profundice" su línea en cuanto a "mantener en un rango competitivo" el precio de la energía y mejore aspectos regulatorios "claves sobre el sector financiero", es posible imaginar que la "salida de la pandemia irá acompañada de un crecimiento mayor al esperado”.

“Sobre todo, si se mantiene y se incrementa el respaldo a las pymes industriales, y permanece apoyando el ingreso de los segmentos más castigados de la población”, afirmó el Observatorio IPA.

El presidente del organismo, Daniel Rosato, apoyó los argumentos del organismo que indicaron que, ante los problemas histórico del país como son la inflación, los períodos de inestabilidad del dólar y la falta de desarrollo sostenido, la solución está en “más y mejor industria”.

Recuperación del empleo privado 

En lo que respecta a los trabajadores en blanco en la actividad industrial, el Observatorio IPA, reveló que en enero 2021 los empleados registrados superaron en 18.000 a los que había contratados prepandemia y casi 9.000 por encima de diciembre 2019.  

"Esto muestra que las políticas implementadas permitieron amortiguar la caída que hubiera sufrido la industria en ausencia de éstas y al mismo tiempo logró impulsar una rápida recuperación”, destacó Carlos Alonso del Observatorio IPA. 

Las medidas que más ayudaron a que el empleo no cayera de forma estrepitosa fueron la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) para afrontar el pago de salarios y el Repro II que ahora sostiene a los rubros que aún no se pudieron recuperar, además de líneas de créditos especiales para pequeñas y medianas empresas. 

El informe remarcó además que “en marzo de 2021 la actividad económica creció por encima del 11% interanual”, y pronosticó que “de continuar este ritmo, la recuperación se producirá antes de lo esperado”.

Crecimiento de la actividad industrial 

El Observatorio IPA también destacó a las cementeras y a la industria automotríz como las ramas de la actividad que impulsaron ese crecimiento. 

El informe señaló que las toneladas de cemento despachadas a plaza durante marzo de 2021 superaron en más de 30 mil a los niveles de marzo de 2019.

“La actividad de la construcción tiene efectos importantes sobre varios rubros industriales como la producción de hierro para la construcción, la producción de cerámicos, aberturas, vidrio, etcétera”, enfatizó.

En tanto, la entidad Pyme subrayó que la producción automotriz, severamente castigada en 2020 con cero vehículos producidos en abril de 2020, se sitúa en abril de 2021 en valores similares a abril de 2019.