A solo unos días de las elecciones Primarias Abiertas Obligatorias y Simultáneas (PASO), la mirada del mercado está puesta sobre el dólar. De cara a los comicios generales de noviembre, los periodos electorales son históricamente conocidos en Argentina por poseer una gran incertidumbre cambiaria, y este año no es distinto. 

A pesar de que el comienzo de la semana mostró un momento de calma, esa tranquilidad comenzó a diluirse y actualmente el panorama es mixto. En el caso del dólar blue, durante la jornada del miércoles pegó un salto de más de $3 en las cuevas de la City porteña y rompió un nuevo record anual, al llegar a los $187.

Por otra parte, los dólares bursátiles, tanto el Contado con Liquidación (CCL) como el MEP (Bolsa), oscilan en los $170 que el Banco Central impuso como tope, aún a pesar de que la autoridad monetaria acumula un saldo negativo de más de 730 millones de dólares en el mercado de cambios en las últimas dos semanas. Mientras, el dólar oficial se apega a la estrategia del Gobierno

Distintos economistas consultados por BAE Negocios sobre la evolución de los dólares para las próximas semanas advirtieron acerca de una mayor presión de la demanda para este período, aunque descartaron saltos bruscos en las cotizaciones, como así también remarcaron la capacidad del BCRA de mantener a raya a los dólares financieros.

Qué va a pasar con el dólar después de las elecciones 

Martín Vauthier, director de Eco Go Consultores, consideró que, en el segmento del oficial, el Banco Central "tiene margen para mantener el crawling peg en estos niveles”. De esta manera, explico que durante esta semana “existe margen para mantener anestesiado el deslizamiento del tipo de cambio en la zona del 1% mensual”.

“No vemos, incluso tampoco después de las elecciones de noviembre, que por voluntad del gobierno se tome la decisión de acelerar este ritmo de forma significativa, o incluso de convalidar un salto discreto en el tipo de cambio”, sostuvo Vauthier. 

Sin embargo, advirtió que “los ingresos de la agroindustria ya no son suficientes para recomponer reservas netas”. De esta manera, agregó, que “ese juego cambiario está más apretado y la capacidad de intervenir en la financiera para anestesiar a los dólares financieros también es menor".

Según un informe de la consultora Delphos, luego de las primarias, el stock de reservas “descenderá por el primer pago de capital al FMI (USD 1.880 millones), con lo cual la trayectoria de reservas internacionales brutas probablemente terminará por debajo de los USD 44.000 millones en septiembre”.

Por otra parte, Matías Carugati de Consultora Seido, explicó que, a pesar de que el BCRA “tiene herramientas suficientes como para contener presiones en el mercado cambiario oficial”, esas medidas “a mediano plazo van a ser perjudiciales” para la economía: “Lo único que terminan generando es un mercado libre más pequeño, susceptible a shocks y con expectativas de depreciación importantes”, criticó.

Consultado sobre la racha alcista que el dólar blue mostró en los últimos días, Carutagi subrayó que detrás de la suba de la divisa informal “está la expectativa de depreciación motivada por el exceso de liquidez” en pesos. 

“El BCRA imprimió muchísimos pesos en 2020-21 y no los pudo esterilizar vía Leliqs/pases, con lo cual esa liquidez excedente termina yéndose al dólar por los canales que puede, ya que son pesos que la gente no demanda”, detalló en diálogo con este medio.

En otro orden, Mara Pedrazzoli de Paridad en la Macro adelantó que “se va venir una mayor demanda de dólares” en las próximas semanas, “en parte por especulación y en parte por importaciones”. Por ejemplo, el martes el BCRA volvió a desprenderse de USD 90 millones para cubrir la demanda de importaciones y otros pagos al exterior. 

A su vez, la economista aseguró que “el mercado está esperando una devaluación” mayor: “Los futuros de tipo de cambio para diciembre están a $110 para diciembre, es decir, una devaluación del 4% mensual. Esto representaría un salto muy grande porque viene 1% por mes”, explicó a BAE Negocios

Esto coincide con el informe realizado en agosto por Focus Economics, en donde la proyección para el dólar oficial en diciembre fue un promedio de $110, aunque con máximos en $132 para algunos bancos consultados. Por su parte, los últimos datos del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central lo ubicaron a $105,75 para esas mismas fechas.