El Gobierno trabaja contra reloj para dar a conocer el decreto de necesidad y urgencia que establezca un plan de salvataje para las empresas afectadas por la inactividad determinada ante la pandemia de coronavirus y que tiene en consideración la postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales.

Para ayudar con el pago de salarios establece una "compensación" en modo de asignación no remunerativa abonada por el Estado para todos los trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia del sector privado, comprendidos en el régimen de negociación colectiva  para empresas de hasta 100 trabajadoras y trabajadores.

También establece el sistema RePro de Asistencia por la Emergencia Sanitaria, una suma no remunerativa abonada por el Estado para las trabajadores en relación de dependencia del sector privado, comprendidos en el régimen de negociación colectiva en los términos de la Ley 14.250 en empleadores que superen los 100 trabajadores y trabajadoras.