El presidente Alberto Fernández ya se encuentra reunido con la cúpula de la Unión Industrial Argentina ( UIA) en Casa Rosada. Fuentes oficiales espraban que en el encuentro se toquen temas vinculados a la coyuntura local e internacional, a las propuestas de políticas productivas de la entidad y la intención oficial de gravar la "renta inesperada" derivada de la guerra  en Ucrania que percibieron algunos sectores.

El encuentro, que comenzó alrededor de las 16.30 en Casa de Gobierno, fue solicitado por la entidad fabril y servirá como presentación oficial de la cúpula directiva de la UIA y para entregar al jefe del Estado el denominado “Libro Blanco” elaborado por la central empresaria, que contiene las propuestas de los industriales.

El Presidente está acompañado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán; y la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco.

Por la UIA participan el presidente de la entidad, Daniel Funes de Rioja; el vicepresidente de Desarrollo Industrial, Luiz Betnaza; el vicepresidente regional, Adrián Kaufmann Brea; el secretario, Miguel Ángel Rodríguez; y el vicepresidente Guillermo Moretti.

Según pudo saber BAE Negocios, desde la Casa Rosada descuentan que el nuevo gravamen en el que trabaja el Ministerio de Economía surgirá en la charla, al igual que la aceleración de la inflación y otros problemas derivados del conflicto bélico, como los vinculados a la energía.

Luego de conocerse la intención oficial, hubo un encolumnamiento rápido de casi todo el arco empresario y la oposición política contra esta posibilidad. En particular, la junta directiva de la UIA manifestó el miércoles pasado su "preocupación" por el "impacto negativo" de una "alícuota adicional" sobre la inversión y el empleo.

Desde el Palacio de Hacienda señalaron a BAE Negocios que habrá un diálogo con todos los sectores antes de presentar en el Congreso un proyecto de ley para crear el impuesto y remarcaron que no serían más del 1% de las empresas del país las alcanzadas, es decir, "un puñado de entre 100 y 200".

En cuanto al monto a recaudar, decidieron no precisar una cifra, aunque esta sería por lo menos equivalente a los $200.000 millones destinados a pagar el bono a informales, trabajadoras domésticas, monotributistas, jubilados y pensionados.