El Secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, y el Embajador de Argentina en la República Popular China, Sabino Vaca Narvaja, mantuvieron una videoconferencia con directivos de la Agencia Nacional de Energía de China (NEA) y la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC) desde la central nuclear china de Fuqing, ubicada en la provincia de Fujian. Durante el encuentro, se avanzó en las gestiones para la construcción de la cuarta central nuclear de Argentina, Atucha III.

Durante la reunión mantenida hoy, los participantes repasaron el estado de situación del vínculo bilateral incluyendo el proyecto de construcción de una cuarta central nuclear de tecnología china en argentina, así como también las oportunidades para potenciar un vínculo bilateral que contemple otras áreas de cooperación, entre las que destacan las posibilidades para que Argentina provea servicios y componentes a proyectos nucleares chinos, como la extensión de vida de centrales nucleares en las que nuestro país tiene experiencia. Finalmente, se abordó el interés de explorar otras áreas de interés mutuo en el campo de las aplicaciones de la energía nuclear, tanto en el ámbito de la salud y la medicina nuclear como en la industria.

En el encuentro, Darío Martínez expresó: “El proyecto de la cuarta central nuclear cuenta con todo el apoyo del Presidente de la Nación y se encuentra dentro de la lista de proyectos prioritarios entre ambos países”.

Por su parte, Sabino Vaca Narvaja resaltó: “Argentina cuenta con una plataforma muy desarrollada en el sector nuclear con desarrollos propios y una base científico técnica única en la región. Lograr nuestra cuarta central nuclear, además de ampliar nuestra soberanía energética, nos va colocar en la vanguardia de un sector con desarrollo histórico en nuestro país”.

Por la contraparte china, el Director Adjunto del Departamento de Energía Nuclear de NEA, Qin Zhijun,  destacó la importancia de la energía nuclear en la estrategia de desarrollo chino, particularmente considerando la necesidad de mantener una matriz energética diversificada, así como también, la importancia de la energía nuclear para hacer frente a los desafíos que impone el cambio climático.

El proyecto

Las negociaciones contemplan la construcción de una central nuclear de tecnología china, Hualong. Se trata de un reactor de 1200 MW que permitiría sostener la capacidad instalada de origen nuclear en la matriz energética y se ubicará en el Complejo Nuclear Atucha situado en la localidad de Lima, Provincia de Buenos Aires. A su vez, tendrá una vida útil de 60 años, su diseño cumple con los requisitos del Organismo Internacional de Energía Atómica e incorpora las lecciones aprendidas en el incidente de Fukushima en materia de seguridad.

El encuentro, fue moderado por el Vicepresidente de la CNNC, Shen Yanfeng. Por la parte Argentina, el Secretario de Energía, estuvo acompañado por el Director de Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA), Isidro Baschar. Mientras que, el embajador argentino, estuvo acompañado por su Jefe de Gabinete, Leandro Compagnucci.

El proyecto Atucha III permitirá sostener la diversificación de la matriz energética, asegurar el suministro de energía confiable, segura y limpia y profundizar la sustitución de la demanda de combustibles fósiles de cara a reducir la emisión de gases de efecto invernadero. En este sentido, cabe destacar que el sostenimiento de la energía nuclear como fuente de generación de energía contribuirá con el cumplimiento de los compromisos internacionales asumidos por Argentina en lo que refiere al cambio climático.

El financiamiento del proyecto estará a cargo de un consorcio de bancos chinos liderado por el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) y prevé el otorgamiento de un crédito de tipo concesional del orden de los USD 7.900 millones, que alcanzaría el 85% del precio del reactor. Este financiamiento incluye un período de gracia equivalente a la duración del proyecto (8 años), un período de repago extendido (12 años) y una tasa de interés única para este tipo de proyectos.

Por otro lado, se estima que creará unos 7.000 empleos directos durante el pico obra, en el proceso de construcción, a lo que se debería incluir las fuentes de trabajo generadas de forma indirecta así como también el impacto positivo en las industrias locales que participen en el suministro de insumos, componentes electromecánicos y servicios asociados a su ejecución. Además, el contrato contempla la transferencia de tecnología para la fabricación argentina de los combustibles nucleares. A diferencia de otros oferentes, la CNNC, a través de una empresa subsidiaria, accedió a la negociación de un contrato específico a tal fin.

También, consolida a la Argentina como un actor de referencia en la región en materia nuclear, continuando con los lineamientos estratégicos en este sector. Del mismo modo, abre la puerta de explorar proyectos conjuntos con China incluyendo la exportación de bienes y servicios nucleares. Argentina cuenta con un entramado de organismos y empresas como NASA, CNA, CONUAR, IMPSA, INVAP y NUCLEARIS que tienen experiencia en el mercado internacional y están suficientemente maduras para competir en mercados como el chino.