El gobierno oficializó con dos decretos las rebajas a las retenciones que aplican en los productos manufacturados y agroindustriales a la espera de que se liquiden 16 millones de toneladas de soja a la espera de cómo evolucionará el dólar.

A pesar de la expectativa que impulsa a los productores a retener los granos en las silobolsas, el ministro de Agricultura, Luis Basterra afirmó que “el gobierno está decidido a no devaluar” y que la divisa norteamericana seguirá el “camino de ajuste progresivo”.

Las retenciones bajarán en el caso de la soja de 33% a 30% durante octubre, en noviembre la alícuota será del 31,5% y en diciembre del 32%. En enero próximo, la retención volverá a ser del 33%.

Para aceite y Biodiesel las bajas son más pronunciadas y no volverán al punto de partida en 2021. 

Serán del 33% al 28 o 27% dependiendo del producto en los aceites y convergerá en el 30 o 31% en enero. En el caso del biocombustible, la baja será de 30 a 26% y se ubicará en 29% al comenzar el próximo año.

Basterra sostuvo que “los productores han tomado confianza en el gobierno” y que a la Mesa de Enlace la semana pasada, tras las opiniones críticas, “le faltaba información” en declaraciones con Futurock.

En el caso de la industria, las retenciones bajaron para los bienes al 0% y para los insumos elaborados al 3%. 

La industria automotriz recibió una reducción al 0% para las exportaciones incrementales extra-Mercosur y se subió el piso de reintegros a la exportación en función del valor agregado: 7% para los bienes finales industriales y 5% para los insumos elaborados industriales.

En el caso de la minería, los derechos de exportación de metales pasaron de 12 a 8%.