El directorio del Banco Central, que preside Miguel Pesce, aprobó la renovación de dos swaps con el Banco Popular Chino, que representan unos USD18.500 millones. 

Se trata de más del 40% de las reservas brutas que tiene la autoridad monetaria, que hoy por hoy se ubican en torno a los USD43.500 millones, luego de los pagos de deuda que realizó el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Aunque no va a haber comunicado oficial del BCRA, la información fue anticipada en el Panorama Semanal de Alejandro Bercovich en BAE Negocios, en el se indica que el directorio del Central renovó los swaps "que datan de las gestiones de Martín Redrado y de Sturzenegger".

"Los dos intercambios de monedas con el Banco Popular de China sostienen las reservas argentinas por encima de la inquietante barrera de los 40 mil millones de dólares. El salvavidas chino llegó justo a tiempo, porque el ‘swap’ vencía originalmente el viernes pasado y no a fin de mes como creían en la Cancillería", remarcó.

El swap y el origen del acuerdo 

El swap es un intercambio de divisas entre dos países; en la práctica, actúa como una suerte de préstamo contingente. Mientras no se active, no tiene costo, pero queda contabilizado dentro de las reservas internacionales y está disponible para ser utilizado inmediatamente ante una crisis cambiaria. 

En el caso de este swap con el Banco Popular Chino. al ser en yuanes si el  BCRA necesite echar mano a esas divisas deberá primero convertirlas de yuanes, y a partir de allí empezará a tener un costo financiero.

Según lo establecido, al ejecutarse Argentina pasaría a pagar la tasa de referencia de Shangai (el banco central chino la bajó en febrero a 3,15% por la pandemia) más un plus de 4%. 

El primer swap de monedas entre Argetina y China lo firmó en 2009 el por entonces presidente del  BCRA, Martín Redrado, cuando las reservas representaban el 15% del Producto Bruto Interno (PBI), una marca récord para nuestro país. Tenía un plazo de tres años y venció sin ser utilizado.

En 2014 Juan Carlos Fábrega, por entonces presidente del BCRA, selló un nuevo intercambio. En ese momento,  había cepo, las reservas rondaban los USD30.000 millones y Argentina no tenía ninguna chance de recurrir a los mercados internacionales en busca de financiamiento. 

El acuerdo fue ampliado en 2015 y renovado y renegociado en 2018, durante la gestión de Mauricio Macri. 

El Banco Popular de China mantiene swaps con más de 30 bancos centrales de todo el mundo, como parte de su estrategia de tratar de consolidar al yuan como moneda de reserva mundial.