Los billetes de cinco pesos eran los de menor denominación que permanecían en circulación hasta febrero de este año. Por la cuarentena, tendrán una prórroga para ser depositados o canjeados en los bancos con el turno previo que se prevée para cada trámite que se realice en las sucursales.

El Banco Central extendió el plazo hasta el 30 de diciembre para que las personas se deshagan de los papeles restantes y las entidades financieras podrán retirarlos en calidad de “deteriorados” hasta el 31 de mayo de 2021.

Luego de ese plazo, los billetes serán considerados “desmonetizados”, por lo que no servirán más como reserva de valor para las personas ni los bancos.

El papel de 5 pesos se comenzó a distribuir en 1992 y tuvo la imágen de José de San Martín en dos formatos distintos. Como ocurrió con el billete de 2 pesos, la inflación hace que se reemplacen por reservas de valor de mayor denominación.