La negociación de la deuda externa entró en días de definición de cara al deadline del viernes. El Gobierno analiza las contrapropuestas de los bonistas y ajusta sus números con el objetivo de elaborar una nueva versión de su oferta que cuadre en su marco de sostenibilidad, recoja algunos de los planteos de los grandes fondos de inversión y se acerque a sus pretensiones. La intención es apurar los apretados tiempos para evitar un default, aunque las negociaciones podrían continuar después del 22 de mayo.

Esta noche el presidente Alberto Fernández recibe en Olivos al ministro de Economía, Martín Guzmán, para analizar las tres contraofertas recibidas a última hora del viernes y definir los pasos a seguir en las próximas horas, que serán claves para definir el resultado de la negociación. Del encuentro también participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el resto del Gabinete económico.

Los representantes de los fondos afirmaron que sus propuestas cuadran en el marco de sustentabilidad planteado por Economía como condición para el canje. En el entorno de Guzmán evitaron las consideraciones al respecto pero le dijeron a BAE Negocios que el entendimiento mejoró. Aunque las diferencias persisten.

En el mercado, esperan que el Gobierno envíe este lunes su oferta actualizada ante el escaso margen de tiempo restante. Por caso, los bancos involucrados en la operación les piden a los tenedores que presenten sus adhesiones hasta 72 horas antes del cierre.

La grieta en Wall Street, evidenciada en las contraofertas, dificulta los pasos de la negociación. Una de las propuestas es del grupo liderado por Blackrock, el mayor gestor de fondos del mundo y uno de los más hostiles durante las negociaciones, e integrado también por Fidelity y Ashmore. Las otras dos forman un combo y fueron presentadas en conjunto: se trata de un esquema de canje para los bonos emitidos por Mauricio Macri, elaborado por el Comité de Acreedores de Argentina que encabeza Greylock, y otro más benévolo para los bonos de la reestructuración de 2005, diseñado por Monarch y sus aliados.

Las diferencias entre ambas es importante según fuentes del mercado: descontada a una tasa del 10%, la primera ronda los USD62 de valor presente neto y la segunda, USD52. Es decir que la de Greylock y los tenedores de deuda ya reestructurada se acerca más a los alrededor de USD40 ofrecidos por Guzmán.

Esta última contraoferta plantea acortar el período de gracia de tres a dos años, elevar de 0,5% a 1% el cupón inicial y reconocer los intereses corridos entre el último pago de cada bono y el 22 de mayo con mediante otro bono a cinco años, más un "endulzante" para los títulos del canje 2005. La de Blackrock busca un lapso de gracia de sólo un año, un cupón inicial de 1,75% y un acortamiento de los plazos de tres años.

Es por eso que, si no se alcanza el piso de consenso necesario para activar las cláusulas de acción colectivas y avanzar en un canje total de los USD66.200 millones de deuda externa esta semana, el Gobierno podría optar por hacer una reestructuración parcial con los acreedores que adhieran a su propuesta, tal como habilita el prospecto que presentó en la SEC, con la perspectiva de continuar la negociación sin que se activen demandas de default cruzado rápidamente. Así, podría darse que entre los holdouts quede el propio Blackrock.

El representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, reconoció esa posibilidad en una entrevista a Infobae: "Si no se consiguen los umbrales, se puede hacer un canje y seguir adelante. Puede haber holdouts que pueden esperar o ir a un juicio en el futuro".

En el mercado la expectativa de un posible acuerdo mejoró en los últimos días a partir de las contraofertas enviadas por los tres principales grupos de bonistas y, sobre todo, de las señales de mayor flexibilidad del Gobierno, que incluyeron la participación de Guzmán en una conferencia el viernes pasado organizada por el Council on Foreign Relations, coordinada por el exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Robert Rubin, un histórico rival de Joseph Stiglitz, y que contó con la participación de la exnúmero 2 del FMI, Anne Krueguer, y representantes de Blackrock.

Así lo mostró el rally alcista de los bonos bajo legislación extranjera durante la semana pasada que derivó en una baja del riesgo país de unos 500 puntos básicos.

Sin embargo, el canje cierra el viernes, un plazo que muchos analistas creen insuficiente para aunar todas las voluntades. Así, algunos ven chances de que la negociación se extienda y concluya con el país ya en default, aunque sin litigios inmediatos en Nueva York.

Es el caso de Santiago López Alfaro, socio de Delphos, que ante la consulta de este diario señaló: "Una negociación tan compleja es muy difícil que se cierre en pocos días. Pero la operación en el mercado es pura expectativa y, si el Gobierno dice que sigue negociando y que muy posiblemente se llegue a un acuerdo en unos días, no habrá grandes problemas si no se pagan los USD503 millones de los globales. Posiblemente, las negociaciones sigan después del 22 y, si llegan a buen puerto, será sólo una anécdota".

Gustavo Neffa, director de Research for Traders, sostuvo que dependerá de la voluntad política y que no puede descartarse que la negociación se extienda pero auguró: "Pese a los ajustados tiempos, creo que van a ir por todo esta semana, van a presentar una oferta y van a cerrarlo el viernes".

"Va a ser una semana muy movida a la expectativa de que el Gobierno mejore su oferta para que haya margen de alcanzar un acuerdo antes del viernes. Los primeros días va a haber mucho movimiento en el precio de los bonos que en mayo subieron muy fuerte", sostuvo Neffa. Y agregó que, según los análisis de su firma, "el tema crucial para mejorar el valor de la oferta son los intereses: reconocer los intereses corridos, que hoy no están considerados, y aumentar los cupones que vienen", es decir, que las discusiones por el plazo de gracia y la quita de capital jugarían un papel secundario.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

Economía cierra el primer bimestre sin pedirle pesos al Central y reduce las necesidades de emisión para 2021

El Banco Central no le envío fondos al Tesoro durante el primer bimestre

El FMI prepara un informe "autocrítico" del préstamo a Macri y Guzmán busca apoyos para el acuerdo

Martín Guzmán junto a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva

Deuda en pesos: Economía lanza una gran licitación para enfrentar un megavencimiento y cerrar febrero con fondos frescos

El equipo de Martín Guzmán busca cerrar febrero con financiamiento neto positivo

Fernando Zack: "La pelea de fondo para el financiamiento de Argentina es el nuevo acuerdo con el FMI"

Fernando Zack, presidente de Provincia Seguros y Provincia ART

Impuesto a las Ganancias: el Gobierno espera recaudar más con los cambios y prevé impacto en el consumo

Guzmán se aseguró de que los cambios en Ganancias no afecten las metas fiscales

FMI prepara una nueva misión: "Haremos todo lo posible por cumplir el deseo de Guzmán de cerrar un acuerdo en mayo"

El vocero del FMI, Gerry Rice, adelantó una tercera misión formal para renegociar la deuda argentina

Dólares del campo: el BCRA prepara una medida para agilizar la liquidación de granos

El BCRA prepara una medida para agilizar la liquidación de granos

El BCRA espera la inflación de enero sin subir la tasa

El Directorio del Banco Central se reúne este jueves

Otro round con el mercado: Economía quiere cerrar enero con $30.000 millones netos

Guzmán tendrá este miércoles el primer gran test del año en el mercado

Precio de los alimentos: advierten que se aceleró el aumento

Se acelera la suba del precio de los alimentos