La ministra de Economía, Silvina Batakis, postergó la reunión con representantes del Club de París en Francia que había organizado para este miércoles su antecesor, Martín Guzmán.

La postergación fue acordada con los representantes del organismo multilateral, informaron fuentes oficiales. El objetivo de la reunión era renegociar la deuda de USD 2.400 millones que el país mantiene con el Club de París.

La normalización de esos pagos permitirá, entre otras medidas, que las compañías radicadas en la Argentina puedan pedir créditos directos a sus casas matrices que están radicadas en alguno de los 16 países que integran este organismo internacional. Sobre todo, esto habilitaría inversiones en el sector energético, como represas o para el gasoducto Néstor Kirchner, según se informó.

Guzmán había acordado la fecha del viaje tan solo dos días antes de su renuncia: el miércoles faltó a la reunión de Gabinete porque estaba ultimando detalles junto a su equipo, y ese mismo día se confirmó que volaría a Francia.

Deuda con el Club de París

La reunión con el Club de París había quedado "huérfana" cuando Guzmán presentó su renuncia el sábado sin contar con un reemplazante que se haga cargo. Eso cambió 24 horas después, cuando el domingo por la noche se anunció que Silvina Batakis tomaría las riendas de Economía. Sin embargo, la recién llegada debe acomodarse en el puesto antes de continuar con reuniones de temas delicados como la deuda externa.

El funcionario durante el primer año de gestión con la presidencia de Alberto Fernández tuvo a su cargo la reestructuración de la deuda con los bonistas privados que culminó con un canje histórico del 99,75%, y posteriormente logró una renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por USD 44.000 millones.

Guzmán tenía previsto viajar a París con la aprobación de la primera revisión de ese programa logrado este año con el FMI y la modificación de las metas para el segundo trimestre —sin tocar las metas anuales— a raíz del impacto de la guerra en Ucrania.

La importancia de la reunión

El acuerdo con el Fondo y su cumplimiento es clave para el Club de Paris, que ya había dado señales en marzo último de cooperación con el país.

Días antes de que se aprobara el acuerdo con el Fondo, Guzmán y el presidente del  Club de París, Emmanuel Moulin, habían acordado una nueva extensión del entendimiento alcanzado en junio del 2021, que otorgaba plazo para encarar una nueva reestructuración, a cambio de pagos parciales de intereses, y que posponía la negociación hasta finales de junio.

Este pacto, asimismo, incluía garantías financieras por parte del  Club de París en respaldo al programa de Facilidades Extendidas que tiene una duración de treinta meses, permitiéndole a la Argentina asegurar las fuentes financieras identificadas en el acuerdo con el FMI.

Las garantías financieras otorgadas establecen que, durante la vigencia del programa, Argentina realizará pagos parciales a los miembros de Club de manera proporcional a los que efectúe a otros acreedores bilaterales, de acuerdo con los términos establecidos en el entendimiento de junio de 2021.

Las negociaciones de la Argentina con el  Club de París adquieren singular importancia en el actual contexto internacional, particularmente por la aceleración de las eventuales inversiones extranjeras directas en el área energética, deslizaron fuentes cercanas a las negociaciones.

El Gobierno había llegado a un acuerdo a fin del mes pasado con el  Club de París para diferir los pagos de deuda hasta el 30 de septiembre de 2024, mientras se avanza en un entendimiento que contemple un nuevo mecanismo de repago de los compromisos.

De todas formas, el objetivo del Gobierno es alcanzar una renegociación en el que se incluyan nuevas condiciones de tasas de interés, plazos e incorporación de los USD 430 millones ya abonados en dos pagos en febrero de 2022 y julio de 2021.

noticias relacionadas