La tensión política de la UIA con el Gobierno nacional, ante el faltazo del presidente Alberto Fernández que arrastró también al ministro Matías Kulfas, quedó plasmado en el acto del Día de la Industria, en donde los empresarios fabriles se lamentaron por las sillas vacías, aunque redoblaron la apuesta con figuras fuertes del sector privado, entre los que se destacaron el dueño de la multinacional argentina Techint, Paolo Rocca, y todos los integrantes del Grupo de los Seis, el señalado círculo rojo local.

El presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, dio señas de esa situación. En medio de su discurso reclamó por el diálogo entre el Gobierno y el campo. “Se necesita de diálogo para superar las tensiones que amenazan la continuidad del sector”, dijo el empresario, como queja a la extensión del cupo de exportaciones de la carne.

Dentro de la entidad hubo resquemores por esta situación. Mientras algunos referentes señalaron que se trataba de un fortalecimiento de la unidad de la representación del sector privado, otros se preguntaron: “Para qué nos compramos un problema más si ya tenemos bastante con los cortocircuitos que hay”.

Funes de Rioja reclamó por el conflicto con el campo

El secretario de Industria, Ariel Schale, fue el enviado por el Gobierno para ocupar el vacío que generó la ausencia de Kulfas. En su discurso de casi media hora, el funcionario nacional habló de la superación de la “doble crisis” y les recordó a los empresarios que la industria se recupera luego de la recesión macrista.

“Cuando ustedes invierten no es porque sean bobos”, afirmó Schale, quien además destacó a la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, otra de las presentes en el cónclave.

La foto no fue caprichosa. En primera fila Español estaba sentada al lado de Rocca y delante de uno de los vicepresidentes de la UIA y representante de la otra multinacional argentina Arcor, Adrián Kaufmann Brea. La funcionaria es fuertemente resistida por las políticas de control de precios, en el caso de los productos de góndola como también de insumos difundidos. Allí Arcor y Techint fueron protagonistas enfocados por el Gobierno.

Schale recordó la recesión macrista

La celebración de los industriales incluso fue parcial hacia adentro. Estuvieron ausentes el expresidente de la entidad Miguel Acevedo y el vicepresidente regional, el santafesino Guillermo Moretti. Ambos de “buen diálogo” con la Casa Rosada.

“Es un grave error que la entidad corte el diálogo con el Gobierno, porque las cámaras terminan hablando de manera directa y le sacan la representatividad que tiene, y que debería estar enfocada en la construcción de un consenso social. Con una UIA desmembrada y con un velo ideológico, sólo se logra perjudicar la construcción de un proyecto nacional de desarrollo industrial”, se quejó uno de los integrantes de la central fabril.

Otra fuente consultada por BAE Negocios en la planta de Cerámicas Alberdi ubicada en la localidad bonaerense de José C. Paz -en donde se realizó el festejo industrial- admitió “fuertes tensiones internas” en la UIA, y alertó por una “disolución del poder” de la central fabril para “hacerse una entidad más entre las demás”.

Para acompañar a Funes de Rioja estuvieron Mario Natalio Grinman (CAC), Nicolás Pino (SRA), Iván Szczech (Camarco), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio) y Javier Bolzico (Adeba). Allí los industriales contrapusieron el vacío del Gobierno en el acto fabril.

Desde chico que no me contaban tantos cuentos”, bromeó uno de los industriales invitados por la UIA, cuando transitaba el último tramo del discurso de Schale.