Mientras continúa el conflicto legal por la ocupación de terrenos privados en Guernica, ARBA sostiene que hay unos 230 barrios cerrados en la provincia de Buenos Aires que no están declarados como tales por sus propietarios, por lo que evaden el pago de $1.500 millones de pesos al año en impuestos. Esto deja a la vista que "hay problemas con el uso del suelo" más allá de "las tomas de tierra", planteó el titular de la agencia recaudatoria bonaerense, Cristian Girard.

En la provincia de Buenos Aires hay un total de 871 barrios cerrados, de los cuales "un 25% (230) no está registrado formalmente, por lo que no paga los impuestos correspondientes", y esto "implica una pérdida de, como mínimo, 1.500 millones de pesos al año para el fisco bonaerense", detalló el titular de ARBA.

El funcionario reveló los datos al salir en defensa de las últimas declaraciones del gobernador Axel Kicillof, quien fue blanco de críticas de dirigentes de la oposición tras plantear que "la mayoría de los barrios privados y countries no están habilitados, entonces no pagan impuestos", por lo que "son prácticamente ocupaciones de tierra".

Girard señaló que Kicillof "estaba hablando del uso de la tierras y de la creación de una unidad de hábitat y vivienda en la provincia como forma de dar respuesta a una problemática que se expresa en la toma de Guernica pero también en cuestiones como el desarrollo de urbanizaciones cerradas". Por eso, aclaró que "no tiene sentido pensar que el gobernador ataca a los bonaerenses que viven en countries".

En declaraciones a la prensa, el titular de ARBA sostuvo que el gobernador "plantea que hay problemas con el uso del suelo, que no son solamente las tomas de tierra" y opinó que "no tiene ningún sentido estar en contra" de los barrios cerrados porque allí "viven bonaerenses". "Plantearlo como un ellos o nosotros es parte de la lógica política de una oposición que está en modo oposición full en un contexto muy delicado, como el que estamos viviendo", añadió.

"No tiene sentido pensar que es un ataque a los bonaerenses que viven en countries. La mitad del nuevo suelo en la provincia desde 2005 son urbanizaciones cerradas. Estar en contra de eso es como estar en contra de la fuerza de gravedad", insistió.