El Gobierno y representantes del campo alcanzaron un acuerdo para liberar las exportaciones de maíz a cambio de un monitoreo de saldos exportables, como punto para poner fin al paro agropecuario que había comenzado este lunes.

Las entidades que convocaron a la medida de fuerza no estuvieron presentes en la definición, pero complica la continuidad ya que se desactivó el principal foco de reclamo que era la apertura parcial de exportaciones, hasta 30.000 toneladas.

Durante el encuentro, encabezado por el ministro de Agricultura, Luis Basterra,  se decidió "sustituir el límite de 30.000 tn diarias de exportación por un monitoreo del saldo exportable para llegar al empalme de cosecha sin tensiones, con el compromiso del sector privado".

También se resolvió "un acuerdo de largo plazo con los sectores consumidores y proveedores de maíz, en sintonía con el Programa Nacional Precios Cuidados".

De la reunión, participaron el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins,;el presidente de CIARA-CEC, Gustavo Idígoras, el presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas; Roberto Domenech, el coordinador de la Mesa de las Carnes, Dardo Chiesa y el vicepresidente de CONINAGRO, Elbio Laucirica.

Tambión etuvieron el secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Echazarreta, el secretario de Alimentos y Bioeconomía, Marcelo Alós y el subsecretario de Coordinación Política de la cartera agropecuaria, Ariel Martínez y la Subsecretaria de Programación Regional y Sectorial del Ministerio de Economía, María Grosso.

Noticia en desarrollo