Para incentivar el ahorro en pesos en un momento en que el precio del dólar blue y las cotizaciones bursátiles no paran de subir, el Gobierno debería subir la tasa de interés, de acuerdo a un informe en la consultora Ecolatina que considera clave en la política económica de Alberto Fernández mejorar las colocaciones de deuda en moneda local del Tesoro y corregir la brecha cambiaria actual.

El documento elaborado por la consultora privada indica que la escalada de los dólares financieros, que superaron los $180 en la última semana, obedece "en parte importante al exceso de oferta de pesos al que está llevando el agujero fiscal, en un escenario de creciente incertidumbre y desconfianza en el peso". Mientras tanto, el dólar blue se posicionó en $195.

Ecolatina analizó que una gran porción del aumento del gasto "parece forzado por la crisis y, en una lógica similar, el desplome de la recaudación que provocó la recesión también era difícil de evitar". "Por lo tanto, buena parte del incremento del rojo fiscal responde a la pandemia, en línea con lo sucedido en la mayoría de los países de mundo. Sin embargo, no por eso deja de ser desequilibrante: en la mayoría de los países, el financiamiento vía emisión fue menor que en el caso argentino", señaló.

"Haber sostenido tasas de interés tan bajas en un escenario de liquidez récord, producto de la emisión para cubrir el bache fiscal fue un error significativo del equipo económico", apuntó el informe.

Para Ecolatina, los contratiempos del mayor costo de financiamiento podrían subsanarse con un esquema de tasas segmentadas o créditos subsidiados, ya que "los perjuicios de esta liquidez excedente en un contexto de incertidumbre que induce a una mayor dolarización, tensó significativamente al mercado cambiario (formal y paralelo), provocando mayores costos que un endurecimiento de la política monetaria".

De acuerdo con el informe, la situación fiscal "se complicó por la pandemia y la cuarentena, disparando la liquidez y desequilibrando el mercado de pesos, ante la imposibilidad del Tesoro de financiarse con deuda privada".

Si bien la liquidez excendente "puede haber sido necesaria para evitar un mayor colapso de la situación social, no por eso esta situación dejó de generar importantes tensiones en el mercado cambiario y, es probable que se trasladen a la inflación", advirtió.

Por estos motivos, la consultora subrayó que el Sector Público debería, en 2021, "tener una meta fiscal más ambiciosa que ayude a reducir los efectos negativos del exceso de liquidez, en lugar de agravarlos".