Los intereses que paga el BCRA a los bancos por sus instrumentos de política monetaria crecen mes a mes, a medida que el stock de esos pasivos remunerados continúa engordando. Agosto no fue la excepción y devengó pagos por $124.569 millones. Marcó además un crecimiento de 3,3% en términos reales respecto a los intereses que generó julio. Sin embargo, por la baja tasa de interés, enero-agosto terminó por abajo del mismo período de 2019. Eso sí: el stock sigue creciendo, a la sombra de una pandemia y un escenario electoral que exigen más gasto fiscal y más emisión.

Un dato a destacar es que, incluso en contexto pandémico, y teniendo en cuenta su impacto social, que generó la necesidad de emitir pesos en cantidad para sostener a familias, empresas y provincias, los intereses están muy por debajo de los que se devengaron en 2019. El período enero-agosto de 2021 generó por ahora una emisión de $814.190 millones por intereses de Leliq y Pases. 

Sin embargo, en la comparación con el mismo período del 2019, hay una contracción de 12,1% real en la emisión por intereses de pasivos remunerados. Y es que la tasa de interés de 38% es muy menor a la de 63,16% que ofreció en promedio el BCRA en aquella época, con picos de 83,26%. Si los intereses son el combustible de la bola de Leliq, por ahora ese combustible es menor al del cierre del período Cambiemos.

Hecha la salvedad, la dinámica no deja de mostrar crecimiento y eso está en el centro del debate porque, salvo en junio y enero, en ningún otro mes del año el BCRA pudo aflojarle al stock de Leliq y Pases. Con emisión creciente, primero de la mano de los propios intereses y la virtuosa compra de dólares en el mercado y ahora por los envíos al Tesoro para financiar el déficit primario, siempre fue necesario, para la autoridad monetaria, tener encendida la aspiradora. A toda máquina.

De hecho, en agosto volvió a absorber pesos por el canal bancario. Fueron $167.323 millones. En lo que va del año, se acumularon $1,2 billones. La maniobra es necesaria para evitar presiones sobre la demanda de dólares paralelos, lo que a su vez, al generar una mayor brecha cambiaria, implica una expectativa de devaluación y termina afectando en la facturación de exportaciones e importaciones. Pero tiene un costo y es que ese stock de pasivos remunerados se vuelve una fuente creciente de emisión monetaria en sí misma, que a su vez. La bola de Leliq y Pases, que crece y genera necesidad de absorber más pesos.

El último informe monetario diario del BCRA mostró que agosto terminó con un stock de pasivos remunerados de $4,1 billones. Es el equivalente al 142,8% de la base monetaria. De esa forma, el Central tiene una deuda con las entidades financieras que equivale a casi otra base monetaria y media. 

Según mostró el economista Bruno Panighel, en su cuenta de Twitter, a través de una serie histórica, se trata del nivel más alto desde 1989. En el pico de la bola de las Lebac, en 2018, el porcentaje de pasivos remunerados sobre base monetaria era de 122%. Como porcentaje del PBI, está en torno al 10% (el dato oficial del producto bruto nominal aun no fue publicado) y eso quedaría apenas por debajo de los niveles de 11,5% del primer trimestre del 2018. Un virtual empate.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Con un salto extraordinario en las retenciones, se disparó la recaudación

El agro hizo su aporte

El salario real arrancó el semestre con una fuerte caída

El salario real arrancó el semestre con una fuerte caída

Con tasa de 108%, Finanzas consiguió deuda récord en pesos en septiembre

Con tasa de 108%, Finanzas consiguió deuda récord en pesos en septiembre

El Tesoro busca al menos 110.000 millones de pesos para no pedirle al BCRA

La agenda de licitaciones sigue siendo una clave para Economía

La industria generó 6.700 puestos de trabajo durante julio

La industria generó 6.700 puestos de trabajo durante julio

La meta fiscal de septiembre quedó en la cornisa, pero el dólar soja dio una ayuda

El déficit de septiembre no puede superar los $40.000 M

Récord del BCRA: en septiembre superó los USD 3.000 millones de compra de reservas

Al Central le llovieron dólares del campo

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

Cayó la desocupación y el empleo alcanzó su máximo en veinte años

PBI superó lo esperado pero consumo e inversión ya muestran frenos

Todos los factores de la demanda afectarán a la producción

Con megatasa, el Tesoro consiguió una extraordinaria renovación de vencimientos

Tras la segunda vuelta, Finanzas redondeó otra licitación exitosa