En medio de la recesión acentuada por el coronavirus, el presidente de la Cámara de la Industria del Juguete, Emmanuel Poletto, expresó su preocupación porque "las importaciones de juguetes en el primer trimestre se mantienen firmes", con las fábricas nacionales cerradas. "Las fábricas chinas de juguetes ya volvieron a trabajar y esto representa una amenaza a las empresas nacionales que no están produciendo. Sólo faltan tres meses para el Día del Niño, por lo cual vamos a perder mercado contra juguetes importados", sostuvo.

Varias fábricas pagaron sueldos en cuotas, y aún resta cancelar el haber de marzo. "Muchas empresas no pudieron acceder a los préstamos bancarios, más allá de eso no alcanza; el salario promedio en la industria del juguete es de $40.000, y sin trabajar las fábricas de juguetes se verán obligadas a aplicar suspensiones en el marco del articulo 223 bis, con parte del sueldo no remunerativo", se quejó Poletto.